La actriz María J. Gayanes, que padeció la censura franquista, teme el avance de la ultraderecha

La actriz española María José Gayanes, protagonista a comienzos de 2022 de una puesta centrada en Benito Pérez Galdós y Emilia Pardo Bazán, rememoró la severidad de la censura dictatorial en 1975, poco antes de la muerte de Francisco Franco. Expresa temor por el crecimiento de fuerzas ultraconservadoras que en el presente tienden a las mismas prácticas.

 

   La actriz se centró en especial en los hechos que padeció en octubre de 1975, cuando el régimen totalitario censuró un desnudo suyo en la obra “Equus” y además recibió todo tipo de insultos y amenazas.

   María José Gayanes nació en 1948 en Madrid y representa, como ella misma dice, a la tercera generación de actores y actrices en su familia.

   Llegó en enero a Málaga para actuar en la puesta de “Galdós enamorado”, en la programación del Festival de Teatro de esa ciudad. Encarna a Emilia Pardo Bazón (1851-1921), poeta, novelista, dramaturga, traductora y considerada una de las precursoras sobre los derechos de las mujeres en el país. Galdós, en tanto, es el personaje a cargo de Emilio Gutiérrez Caba, con quien la actriz compartió numerosas actuaciones. “Hemos trabajado mucho juntos y nos conocemos del derecho y del revés. Nos miramos y ya sabemos lo que pasa”, declaró a la publicación Sur.

   Aunque confirma plenamente su vocación, porque “no hay nada mejor que poder trabajar en lo que gusta”, definió no obstante al oficio como “muy kamikaze”, porque períodos de cierta intensidad suelen ser seguidos por otros de inactividad y espera.

   Y la adversidad, en su caso, llegó también por la presión de la dictadura franquista. Recordó que el 15 de octubre de 1975 estaba prevista la función de “Equus”, en la que se desnudaba. En la nota de Sur, Cristina Pinto dice que se trataba de un acontecimiento histórico, porque era la primera vez que ocurría en España.

   Relató: “Mandaron a cinco censores al ensayo general y aceptaron el desnudo integral. Pero al día siguiente nos llamaron de la Dirección General de Teatro y nos dijeron que nada, que el ministro había echado a esos cinco censores a la calle y que no se estrenaba. Que no se aceptaba el desnudo. Tuvimos 10 días el teatro cerrado y siendo portada en la prensa con un tachón en el sexo y otro en el pecho”.

   Finalmente, el régimen solo permitió el desnudo de los senos. “Fui el punto de la diana donde todo el mundo daba, la ultraderecha iba contra mí, me llamaban puta, me decían que me meterían en la cárcel. También me tiraban bombas fétidas al cuerpo en el escenario y me llamaban puta todos los días. No lo pasé nada bien”.

   “Tengo cartas que decían que me iban a poner desnuda boca abajo en la plaza Santa Ana y habiéndome dado una buena dosis de aceite de ricino, como Mussolini hacía con sus enemigos hasta que morían. Fue terrible el despliegue contra mí. Yo salía a la calle mirando a todos lados, me decían que harían un atentado con mi hijo y conmigo”, agregó.

   Gayanes conectó estos recuerdos con un acontecimiento reciente, por las reacciones en el país porque la cantante Rigoberta Bandini, durante la ejecución de su canción “Ay, mamá”, mostró un seno.

   “¿Todavía sigue escandalizando eso? Hay una involución muy grande. Y la ultraderecha se deja sentir, a mí me da pavor que Vox tenga diputados en el Congreso. Que esto sea noticia en 2022… No lo puedo entender”, comentó Gayanes.

   La nota completa está disponible en el siguiente vínculo:

https://www.diariosur.es/culturas/goyanes-festival-teatro-malaga-20220122225128-nt.html

(29.1.22)