Toda creación requiere valentía, sostiene el actor, poeta, pintor y fotógrafo Viggo Mortensen

Los actos de creación, como la escritura de un poema o la realización de una película, requieren “valentía”, la de “dejarse llevar” hacia cierta búsqueda, o exploración, sin autoimponerse limitaciones. Y, después de ello, llega el período de “precisión”, la mejora y depuración de lo realizado, afirma el actor estadounidense Viggo Mortensen, quien acaba de presentar un libro de poemas.

 

   Aunque es conocido especialmente por la actividad cinematográfica, Viggo Mortensen dice que lleva más tiempo escribiendo que en la actuación, junto a otras actividades que incluyen la fotografía, la pintura, la edición de libros y la dirección de filmes.

  El artista nació en Nueva York, en 1958, en una familia de ascendencia danesa. Por las actividades de su padre vivió en Buenos Aires y otras ciudades argentinas durante su niñez, período en el que aprendió el español en su modalidad rioplatense y se aficionó a un club de fútbol local, llamado San Lorenzo.

   Su actividad cinematográfica adquirió visibilidad a mediados de los 80, cuando encarnó a un granjero amish en “Witness”, o “Testigo en peligro”, o “Único testigo”, según el nombre en cada país. Participó en muchas películas consideradas “exitosas”, por la taquilla o por los premios a los que esos filmes fueron postulados.

   En cuanto a la poesía, Mortensen se presentó en la segunda semana de enero en el Centro Niemeyer de Avilés, para un recital de poesía organizado en el ciclo “Palabra”.

   A propósito de su presencia, la publicación Nortes, de la asociación cultural homónima de Asturias, le preguntó por su “secreto” para combinar tantas actividades simultáneas: “A veces se me ocurre una idea de escribir y, por ejemplo, si estoy escribiendo una escena de un guion, de repente pienso en lo que sería la música y me pongo a componer. Pero normalmente hago una cosa de cada vez, en rachas, sí. No tengo un plan concreto”.

   Sobre su “inspiración” para la escritura, Mortensen dijo: “Lo que me interesa de la poesía es la combinación del abandono y la precisión. Te tienes que dejar llevar honestamente: qué es lo que sientes y qué quieres contar, no te cortes. Después, para editar el poema y terminarlo hay que ser preciso, quitar lo que sobra, darle orden y estructura para que salga como uno quiere”.

   Es igual con una película: “hay que ser valiente y siempre se aplica la combinación de abandono y precisión. Con respecto a la inspiración, pues me pasa lo que a todos, me baso en lo que me sucede”.

   En cuanto a su vínculo con la poesía, dijo que escribe desde muy corta edad, “y he leído en público antes de hacerme actor y ser conocido como tal. Es algo que llevo muchos años haciendo, sobre todo leer, que me encanta; llevo más tiempo escribiendo que actuando”.

   Consultado por el recital en Avilés, dijo que en sus lecturas aspira a que el poema

llegue sin mayor intermediación ni interferencia, por lo que no los “actúa”. Explicó: “Los leo lo más sencillamente posible, trato de no influir en el que escucha, pienso que los poemas deben hablar por sí mismos”.

   La entrevista completa, que incluye la reproducción de un poema, está disponible en este vínculo:

https://www.nortes.me/2022/01/12/la-poesia-es-la-combinacion-del-abandono-y-la-precision/

(17.1.22)