El tiempo / Artista mayor

   Jorge Luis Borges

   El instante

¿Dónde estarán los siglos, dónde el sueño
de espadas que los tártaros soñaron,
dónde los fuertes muros que allanaron,
dónde el Árbol de Adán y el otro Leño?
El presente está solo. La memoria
erige el tiempo. Sucesión y engaño
es la rutina del reloj. El año
no es menos vano que la vana historia.
Entre el alba y la noche hay un abismo
de agonías, de luces, de cuidados;
el rostro que se mira en los gastados
espejos de la noche no es lo mismo.
El hoy fugaz es tenue y es eterno;
otro Cielo no esperes, ni otro Infierno.

   (Buenos Aires, 1899-Ginebra, 1986. El poema precedente es de “Obra Poética”, Sudamericana, Buenos Aires, 2011).

   Vicente Huidobro

   Horas

El villorrío
Un tren detenido sobre el llano

En cada charco
         duermen estrellas sordas
Y el agua tiembla
Cortinaje al viento

         La noche cuelga en la arboleda

En el campanario florecido
Una gotera viva
              Desangra las estrellas

        De cuando en cuando
        Las horas maduras

            Caen sobre la vida

   Luna o reloj

Las tardes prisioneras
                         En los rincones fríos

Y las canciones cónicas de los jardines

Golondrinas sin alas
                  Entre la niebla sólida

Angustia en mi garganta

Sobre la frente la corona seca

Y en tus manos una estrella fresca

Después en el valle sin sol
                                    Un mismo ruido

La luna y el reloj

   (Santiago de Chile, 1893-Cartagena, Región de Valparaíso, 1948. Los poemas precedentes pertenecen a “Ecuatorial. Poemas árticos”, el suri porfiado, Buenos Aires, 2018).

 

   Joan Margarit

   Lírica del tiempo

 

La mente es una artista
Y los recuerdos son su obra completa,
que arde con la muerte.
Pero ciertos poetas
-alguien como Kavafis o Neruda-
la salvan en los versos.

Al tiempo y al poema hoy los une
un asombroso invierno donde desapareces
como una abeja dentro de una flor.
El tiempo empuja a ráfagas.
Esta es la más fuerte. También la menos lírica.

   (Sanahuja, Lérida, 1938-San Justo Desvern, 2021. El poema precedente pertenece a “Un asombroso invierno”, Visor Libros, Madrid, 2015).

    Luis Cardoza y Aragón

   Lázaro (fragmento)

El Tiempo es invención de la vida.
Conturbado te dices: “¡Ah, qué linda mañana!”,
Viendo el ardor del césped y los árboles
Tan altos que parecen del azul desprenderse
Y sí sabes por qué recuerdas a tus muertos:
Sueña tu instinto alerta como llama
Nunca vencida,
                    Que se encrespa vívida
Por un cristal, un racimo de uvas,
Cada día que pasa vas naciendo
                                            Un poco más hacia la nada
Y cuánto que reír aún te falta,
Cuántos frutos te quedan por cortar,
Cuántos sueños te quedan por armar
Con libertad de azul que es hechizo del cielo
Y está llegando tu Reina de Saba,
Dando a tu rosa instantes infinitos.

Todo es amor y muerte y melodía.
Roer Tu Cielo, así también Tu soledad.
Todo es del Tiempo inválido reproche,
Una es la vida y el morir es una
Misma flama amante,
Y con mi corazón mido la noche.

   (Antigua Guatemala, 1901-Ciudad de México, 1992. El fragmento precedente es del libro “Lázaro”, Ediciones Era, Ciudad de México, 1994).

   Natalia Litvinova

   Frenar el tiempo

Hay
que frenar
al tiempo
antes
de que
sea tarde.
A la mujer
que saca
dos
vestidos.
Al hombre
que se pierde.
A quien mira
la boca
de la amada
y no la besa.

   (Nació en Bielorrusia, en 1986. El poema precedente pertenece al libro “Grieta”, Gog y Magog Ediciones, Buenos Aires, 2012).

   Óscar Hahn

   Jaula

El tiempo es una jaula
No vislumbramos nada de lo que hay
más allá de sus barrotes
amalgama de días meses años
Y aunque tenemos alas
sólo podemos aspirar
a subirnos al pequeño columpio
de la jaula
y balancearnos y caernos al suelo
una y otra vez
Alguien o Algo nos da alpiste y agua
Ignoramos qué es o cómo se llama
pero le ponemos un nombre
para poder hablarle o negarlo cien veces
Hasta que un día cualquiera
deja de sustentarnos
con alimentos terrestres
y los barrotes cesan de multiplicarse
Entonces se abre la cerradura
y libres ya del tiempo mensurable
salimos de la jaula
y volamos con las alas abiertas
hacia el tiempo infinito

   El artista

El artista mayor es el tiempo

Todo lo que toca
lo transforma en arte:
ruinas monedas
antigüedades
viejas ediciones

Y cuando toca al hombre
lo convierte en museo

antropológico.

   (Nació en Iquique, Chile, en 1938. Es también ensayista, docente y crítico literario. Los poemas precedentes son del libro “Los espejos comunicantes”, Visor Libros, Madrid, 2015).

   Carolina Biscayart

   Marcas

Él decía que la vejez
iba dejando
en la imagen
rastros del espanto
como sin un holocausto
marcara cada vida
pero no
en él las arrugas
trazaron
una idea del tiempo
y el tiempo es rotundo
es áspero
pero tiene paciencia
asoma aquello que perdura
esa sonrisa pequeña
como una lámpara.

   (Nació en Mar del Plata, en 1972. El poema precedente es de “Un lugar para los huesos”, el suri porfiado, Buenos Aires, 2019).

(31.12.21)