Camarón de la Isla, el cantaor que hace 40 años arriesgó popularidad dedicándose a García Lorca

José Monje Cruz, Camarón de la Isla o simplemente Camarón, asumió considerables riesgos artísticos y puso en juego su popularidad como cantaor hace más de cuarenta años, cuando grabó “La leyenda del tiempo”, con textos que tomó del parlamento de un personaje de Federico García Lorca. En esa obra, además, incorporó jazz y rock al flamenco, lo que causó perplejidad a su público.

 

   Quien habla en esas composiciones es un Arlequín de “Así que pasen cinco años”, obra teatral que Federico García Lorca había escrito en 1931. La innovación que Camarón de la Isla aportó en ese disco fue asentándose con el tiempo, incluso por versiones de otros artistas.

   Camarón nació el 5 de diciembre de 1950 en Barcelona y, a lo largo de su trayectoria, grabó diecisiete discos, entre ellos “Soy gitano”, que según las estadísticas de la industria del sector es la obra más vendida en la historia del flamenco. Murió a los 41 años, en su ciudad natal, por cáncer de pulmón.

   El artista es recordado por Álvaro Romero en El Correo de Andalucía, en un artículo que supera el común listado de obras y premios para poner a las obras en su contexto histórico. Comienza diciendo que, si estuviera con vida, Camarón “sería un venerable cantaor pero a lo mejor no un mito, porque ya se sabe que la muerte prematura suele catapultar hacia el terreno de lo legendario a quienes han sido genios por derecho propio”.

   En los 60, prosigue Romero, “en el ambiente flamenco y popular no se pensaba en quién escribía las letras, sino en quién las decía. Tanto era así, que un vendedor de frutas en la plaza de abastos de Algeciras, también comerciante de telas en los mercadillos, le escribió las primeras letras de sus primeros discos”.

   “Claro que el vendedor de telas que le componía los temas se llamaba Antonio Sánchez Pecino y tenía una fuerza de voluntad tan mayúscula y una disciplina tan acendrada que enseguida sistematizó los discos de José con el acompañamiento a la guitarra de su propio hijo, Paco de Lucía, que venía de una carrera en solitario y que encontró en Camarón un aliado perfecto para revolucionar el flamenco sin tener que pregonarlo”. De esta sociedad artística surgió un disco por año, “Camarón de la Isla con la colaboración especial de Paco de Lucía”, se anunciaban.

   Específicamente sobre “La leyenda del tiempo”, que fue editado en 1979, la nota dice que no fue un éxito inmediato de ventas, porque “muchos flamencos lo devolvían diciendo que ese no era Camarón”, recuerda del productor.

   Romero escribe: “La mayoría de las letras de aquel disco providencial no eran ya de autores aficionados, sino del gran Federico García Lorca, a quien Camarón no solo contribuyó a rescatar de los fondos del franquismo para devolverle aquel favor de que el granadino contribuyese tan decisivamente a organizar en 1922 el primer concurso de cante jondo”.

   La nota avanza hacia las etapas posteriores de la trayectoria artística de Camarón, que incluyeron composiciones basadas en textos de Omar Khayyan, sabio persa del siglo XI, y del poeta Miguel Hernández.

   Este texto, que además reproduce varias de las letras a las que alude, está disponible en este enlace:

https://elcorreoweb.es/cultura/camaron-el-cantaor-que-catapulto-a-los-poetas-YE7600144

(10.12.21)