El español Guerrero pone fin a su actividad musical con un disco

El poeta, compositor y cantante español Pablo Guerrero pone fin a más de medio siglo de actividad con un disco que logró realizar con el apoyo de mecenas, a falta de apoyo estatal y de interés de las empresas discográficas que, dijo, “solo quieren números uno”. Con numerosas creaciones que se pueden ubicar en la llamada “canción de protesta”, afirmó que la poesía “debe ser algo más”.

 

   “Y volvimos a abrazarnos” es el título del disco que presentó a fines de octubre en Madrid, y en el que cuenta con la participación de varios músicos.

   Pablo Guerrero nació en 1946 en Esparragosa de Lares, Badajoz, en 1946. Declaró que este es el disco que marca su retiro, aunque antes espera lograr presentaciones en toda España, tras una trayectoria que lo identificó en la resistencia a la dictadura franquista y que incluyó la censura de una obra, titulada “Tierra”, con poemas de Miguel Hernández.

   Sus canciones comenzaron a conocerse a fines de los 70 y a expresarse en discos con temas que ya tenían circulación. Así editó “A cántaros”, en 1972, seguido por otros doce, hasta “Mundos de estar por casa”, de 2017.

   Aunque esta es la actividad que le dio más conocimiento en el público, sus publicaciones de poesía comenzaron en 1989 con “Canciones y poemas”, hasta “El porteador de sonidos”, de 2017, época en que resolvió poner fin a la escritura.

   Poco a poco, declaró a Público, “las letras de mis canciones se han ido haciendo más poesía. Sinceramente, creo que soy más poeta que músico”.

   Siempre atento y comprometido con la actualidad social y política, el creador lamenta la reaparición y el crecimiento de fuerzas ultraderechistas en su país: “La dictadura fue muy dura. Todo era pecaminoso y sucio, te sentías culpable por nada. Las personas deben tener la mente lo más libre posible, por lo que es muy lamentable que se vuelva a un fascismo franquista”.

   También acerca del presente, expresó que “la gente tiene necesidad de cine, de teatro y de conciertos, pero es una pena que las administraciones hayan abandonado la cultura. Ser ahora actor o músico es un acto de heroísmo”.

   Este contexto se reflejó en las dificultades que tuvo que afrontar para realizar su nuevo disco: “Todo el mundo dijo que no, mientras que las discográficas solo quieren números uno. Gracias a los mecenas, este disco existe, por lo que les agradezco su contribución en un momento en el que el dinero escasea”.

   El artículo de Público informa que “Y volvimos a abrazarnos” se dedica centralmente al amor y la naturaleza, “dos temas recurrentes en su obra, aunque Pablo Guerrero también es recordado por ‘A cántaros’, ese torrente antifranquista”.

   La canción de protesta, declaró a la publicación, “fue necesaria, pero la poesía debe ser algo más. Tiene que tener una mirada, una memoria colectiva y una cierta sacralidad, si bien en algunos momentos la música ha acompañado la revolución”.

   Hay canciones para protestar por la situación política que “el pueblo hace suyas, las conserva y vuelve a entonarlas en momentos de reivindicaciones. Sin embargo, las canciones de amor y de desamor llegan más al corazón de la gente”.

   En cuanto a la decisión de dejar de escribir poesía, la explicó así: “Ya he dicho todo lo que quería decir. Cometí la locura de escribir mucho, unos cinco libros en dos años, y me quedé un poco exhausto”.

   La entrevista completa está disponible en este enlace:

https://www.publico.es/culturas/adios-pablo-guerrero-actor-musico-acto-heroismo.html

(4.11.21)