“Relación sagrada” entre música y filosofía: Ramón Andrés obtiene el premio nacional en España

Un estudio que muestra que “oído e intelecto son inseparables” y que pone en evidencia “la relación sagrada entre la filosofía y la música”, le valió a Ramón Andrés la obtención del Premio Nacional de Literatura de España en el rubro de ensayo. Autor de numerosas obras sobre literatura y música, Andrés fue también cantante y fundador de proyectos de promoción de la música.

 

   El Premio Nacional de Literatura es concedido por el Ministerio de Cultura y Deporte. Está dotado con 20 mil euros y Ramón Andrés, quien nació en Pamplona, en 1955, lo obtuvo por “Filosofía y consuelo de la música”.

   “Se trata de una obra enciclopédica escrita con soltura, que subraya la reverberación humanística de la música desde los presocráticos hasta la Ilustración (…) es la primera vez que el Premio Nacional de Ensayo se concede a un libro monumental centrado en la música”, expresó el fallo.

   El jurado fue presidido por María José Gálvez Salvador, directora general del Libro y Fomento de la Lectura, y contó como vicepresidenta con Begoña Cerro Prada, subdirectora de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas.

   Lo integraron María del Carmen Riera i Guilera, designada por la Real Academia Española; Mercedes Queixas Zas, por la Real Academia Gallega/Real Academia Galega; Miren Maite Billelabeitia Bengoa, por la Real Academia de la Lengua Vasca/Euskaltzaindia; Joandomènec Ros Aragonès, por el Instituto de Estudios Catalanes; Manuel Ángel Vázquez Medel, por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas; Miguel Serrano de Pablo, por la Asociación Colegial de Escritores de España; Pilar Castro Pérez, por la Asociación Española de Críticos Literarios; Luis Menéndez Villalva, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, y Jordi Gracia García, por el Ministerio de Cultura y Deporte.

   La obra de Andrés fue premiada también por “unir música y poesía dialogando con la Antigüedad y atraer a lectores de distinto signo”.

   La organización ofreció un perfil del autor, que es también poeta. Dice que entre 1974 y 1983 fue cantante, dedicado principalmente al repertorio medieval y renacentista, con instrumentos antiguos. Actuó en varias ciudades de su país y de Alemania, Italia y Reino Unido.

   En 1983 creó un departamento de música antigua en una escuela de Barcelona, donde impartieron clases maestros como Bob van Asperen, Robert Clancy y Hopkinson Smith. Desde 1988 se centró en la escritura y el mundo editorial.

   El informe agrega que fue asesor, colaborador y director de numerosos proyectos editoriales, a menudo relacionados con la divulgación musical. En 2002 comenzó a dirigir la colección “De música”, de la editorial Paidós. Coordinador del consejo editorial de la revista de música antigua “Goldberg” (2004-2007), fue miembro fundador de “Archipiélago. Cuadernos de crítica de la cultura” (1987-2009).

    Además de artículos en varias revistas, es autor de “Diccionario de instrumentos musicales. Desde la Antigüedad a J.S. Bach”, y de “Wolfgang Amadeus Mozart”, entre otros libros. Fue editor de “Oculta filosofía. Razones de la música en el hombre y la naturaleza”, de Juan Eusebio Nieremberg, y de obras sobre clásicos, de ensayos y poesía.

   Asimismo, tradujo “Bajo el bosque lácteo”, de Dylan Thomas, y “Los caracteres”, de Jean de La Bruyère.

(21.10.21)