El Premio Nacional de Teatro de España al argentino Juan D. Botto

El actor y director argentino Juan Diego Botto obtuvo el Premio Nacional de Teatro 2021 en España, donde está radicado, informó el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música en un comunicado. La institución se lo adjudicó por su “profundo y permanente compromiso con la escena como vehículo de transmisión de realidades políticas y sociales incómodas”.

 

   También destacó su capacidad de hacer llegar esas realidades al público “a través de un lenguaje claro y sencillo pero cargado de poesía”.

   Así lo expresó oficialmente el jurado presidido por la directora general de la institución, Amaya de Miguel, e integrado por el subdirector general de Teatro, Fernando Cerón Sánchez-Puelles; la codirectora del Teatre L’Artesa, Cristina Alonso; el periodista cultural Justo Barranco; el presidente de la Red Española de Teatros, Carlos Morán; la directora adjunta del Centro Dramático Nacional, Fefa Noia; la directora del Teatro Soho Caixabank, Aurora Rosales; la representante del Instituto Universitario de Estudios de Género de la Universidad Carlos III, Rosa Sansegundo; y el representante de la sala Cuarta Pared, Amador Gutiérrez.

   Juan Diego Botto nació en Buenos Aires, en 1975. Es hijo de la actriz argentina Cristina Rota y del actor Diego Botto, quien en 1977 desapareció durante el Terrorismo de Estado de la dictadura cívico-militar (1976.1983). Rota se exilió en España, en 1978. María Botto y Nur Levi, hermanos de Diego, son también actores, así como su primo, Alejandro Botto.

   Estudió teatro en una escuela fundada por su madre en Madrid, que luego se convirtió en el Centro de Nuevos Creadores. Apareció por primera vez en cine cuando contaba apenas 8 años, en la película “Juego de poder”, de Fausto Canel. Combinó estudios en Nueva York con otros papeles en películas y series.

   Los roles más destacados comenzaron a llegar con la película “Martín (Hache)”, del argentino Adolfo Aristarain; “Silencio roto”, de Montxo Armendáriz; y “Plenilunio”, de Imanol Uribe, entre otras.

   En teatro, debutó como director con “El privilegio de ser perro”, una pieza sobre la inmigración y el exilio que él mismo escribió. Fue atesorando reconocimientos, como el premio Max de Teatro a Mejor Actor y Mejor Autor Revelación, en tanto en cine fue propuesto a los premios Goya.

   El Premio Nacional de Teatro es anual y está dotado con 30 mil euros.

   Acerca de la proximidad con la poesía mencionada por el jurado, en 2020 Botto escribió y dirigió “Una noche sin luna”, sobre Federico García Lorca, cuya obra y vida estudió en especial por los trabajos del hispanista Ian Gibson.

   En esta pieza, según algunos críticos, Botto establece paralelismos entre la época en que vivió García Lorca y el presente español. Es que, declaró a propósito de esto, “son sorprendentes las similitudes, y cuando hay cosas que han pasado una vez, creo que es importante saber leer las advertencias y descifrar las señales”.

   Así, acerca de posturas de intolerancia política en España, expresó que “si determinados medios de comunicación dijeron barbaridades en su momento de ‘Yerma’, por ejemplo, no tengo menos que pensar cómo habrían crucificado a Lorca los tuiteros más derechistas”.

   Mucho de lo que ocurrió en los últimos años” de la vida de Lorca, hasta ser asesinado en 1936 por las fuerzas que se alzaron contra la República, “podría estar pasando perfectamente en este momento”.

   Esta misma posición quedó reflejada en la participación de Botto en una publicación en 2020 de la cooperativa andaluza Atrapasueños sobre el último de los 23 años que el poeta Marcos Ana fue prisionero de la dictadura.

   Se trata de una obra didáctica, titulada “Te llamo desde mi muro (cuéntenles a sus hijos quién fue Marcos Ana)”. Botto escribió el prólogo de este libro, en el que dice que “Marcos Ana fue un referente de la dignidad del pueblo español frente a la opresión de la dictadura franquista”.

(27.9.21)