“Declaración de amor por la poesía”, obra de Paz Martínez y Moncho Otero, españoles

Una “declaración de amor por la poesía” representa la nueva obra de la poeta española Paz Martínez y el compositor y cantante Moncho Otero, quienes la están presentando en varios puntos del país. Se trata de un libro-disco titulado “En son de paz” que, junto con los textos y la música, ofrece también ilustraciones de Paula de la Calle, en edición de Marciano Sonoro.

 

   El conjunto de la obra se dirige acaso a hacer posible el anhelo expresado en su momento por Federico García Lorca, cuando dijo que “la poesía no quiere adeptos, quiere amantes”. En el prólogo, Rafa Mora sostiene que “En son de paz”, logra cumplir “a la perfección” la premisa del creador granadino.

   Paz Martínez nació en 1976 en Andiñuela de Somoza, municipio de Santa Colomba de Somoza, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Hasta ahora había publicado dos libros de poesía, “De Musgo y Piedra”, de 2016, y “En los Márgenes del Tiempo”, en 2018.

   Su gran aliado artístico, Moncho Otero, madrileño, tiene también una trayectoria consolidada en la aproximación entre poesía y música, lo que se expresa en varias obras, entre ellas “Moncho Otero canta a Gloria Fuertes” y “El río de los ojos”, sobre poemas de Manuel López Azorín. También participó en discos colectivos, con música para poemas de Ángel González y Luis García Montero, entre otros.

   Rafa Mora, también “socio” artístico de Otero, es quien define a “En son de paz” como una “hermosa declaración de amor por la buena poesía”. Una poesía, continúa, “limpia, desnuda, directa, comprometida, enraizada y transformadora de Paz Martínez”.

   También “amor por la buena música, de la mano de Moncho Otero, que ha vestido los versos, como solo él sabe hacer, con las mejores galas en forma de melodías que se enfundan como guantes de seda, respetando en todo momento el poema que prestó su cuerpo”.

   Lo que comparten ambas disciplinas, prosigue, es el ritmo, porque “sin él no podría jamás existir ni la una ni la otra, y por supuesto ni la una sin la otra. Y este libro-disco disco-libro es un latido acompasado de luz y repleto de ritmo. Un cuidado trabajo de artesanía, donde los versos se enredan en el pentagrama tejiendo junto a las notas un abrazo fraterno. Tal y como lo llevan haciendo, ambas, desde tiempos inmemoriales”.

   Además, prosigue, entre Paz y Otero hay “un equilibrio latente”, un “murmullo de río que acompaña y sigue su curso entre cauces melancólicos, alegres, optimistas, reivindicativos, reflexivos, dolorosos y un sinfín de emociones que van y vienen, que vienen y van. Y esto, en días como los que vivimos, es de agradecer, porque ayudan a cicatrizar heridas”.

(14.8.21)