Premio chileno Jorge Teillier fue adjudicado a Rosabetty Muñoz

La Universidad de la Frontera anunció el premio a la poeta de Chiloé en reconocimiento a su obra y trayectoria.

   Las autoridades de la casa de estudios, al dar cuenta de la decisión, celebraron que el jurado haya deliberado de manera presencial, después de los dos años de restricciones impuestas por la pandemia causada por la COVID 19.

   La poeta, que como es obvio se declaró complacida por la distinción, advirtió no obstante que no cree en una “carrera literaria”. Lo expresó así: “No creo que esté corriendo ni compitiendo con alguien, sí creo en hacer un trabajo serio, lo cual ha marcado toda mi vida”.

   Destacó, como autora que vive lejos de la capital del país, la importancia de que sea visible “lo que se hace en provincias”. Agregó: “Lo más importante, de estos premios y reconocimientos, es crear un puente entre la obra y otros ojos lectores”.

   El premio Jorge Teillier rinde homenaje al poeta que nació en Lautaro, en 1935, y que fue impulsor de la llamada “poesía lárica”, cuyos fundamentos describió en el ensayo “Los poetas de los lares”, de 1965. “Frente al caos de la existencia social y ciudadana, los poetas de los lares pretenden afirmarse en un mundo bien hecho, sobre todo en el mundo del orden inmemorial de las aldeas y de los campos, en donde siempre se produce la misma segura rotación de siembras y cosechas, de sepultación y resurrección, tan similares a la gestación de los dioses y los poemas”.

   Rosabetty Muñoz nació en Ancud, ciudad de la isla de Chiloé, en 1960. Su primera obra de poesía publicada fue “Canto de una oveja del rebaño”, en 1981. Poco tiempo después comenzaron los reconocimientos, el de la Universidad Austral de Chile, en 1982; el Premio Pablo Neruda, en 2000; el del Consejo Nacional del Libro de Chile, en 2002; y el Altazor, de 2013, del que ya había sido finalista en 2009, entre otros.

   Ahora suma su nombre a la lista de los ganadores del premio Jorge Teillier, en la que ya figuran Manuel Silva Acevedo, Omar Lara, Elvira Hernández, Elicura Chihuailaf y Jaime Huenún, quien sobre la decisión del jurado declaró que “reunirse con otros especialistas y poetas siempre es agradable, sobre todo después de un tiempo largo de encierros y clausuras producto de la pandemia”.

   Son espacios apropiados para “delimitar la obra de algunos y algunas poetas que son de importancia en el registro lírico nacional, son buenos espacios para dialogar, para darse cuenta que la poesía en Chile sigue muy viva y muy presente, y que sus actores principales están en plena vida y en plena luz. Este premio se entrega a la trayectoria de un o una poeta y es sumamente gravitante para la cultura regional y nacional”.

   Muñoz participa desde agosto de la Cátedra Gonzalo Rojas de la Universidad de Concepción y de una residencia que promueve la obra del poeta de Lebu.

   En diálogo con Diario Concepción, expresó gran aprecio por esta actividad en la universidad, en un tiempo en que “se valoran menos las humanidades”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *