Poesía ante “la calamidad histórica”, postula Gamoneda

El poeta español mantuvo un contacto con México, como parte de la programación de la Feria del Libro de Coahuila.

   Antonio Gamoneda recibió en México, en 2020, el Premio Internacional Manuel Acuña de Poesía, el más reciente en una serie larga de reconocimientos que comenzó en 1985 con el Premio Castilla y León de las Letras y siguió con el Premio Nacional de Poesía, en 1988; el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y el Cervantes, ambos en 2006; y el Premio de las Letras de Asturias, en 2014, entre otros.

   Además de una extensa obra poética, Gamoneda, que nació en Oviedo en 1931, es autor de numerosos ensayos, varios de ellos referidas a la poesía y a poetas de su país. También publicó numerosos libros en colaboración con artistas plásticos.

   La Feria del Libro de Coahuila organizó una conversación por medios digitales entre el creador español y el poeta mexicano José Javier Villarreal.

   Gamoneda habló entonces de su libro “Blues Castellano”, que fue censurado por la dictadura de Francisco Franco y recién pudo circular por primera vez en 1982.

   Los poemas de ese libro, escritos entre 1961 y 1966, se vinculan “no solo con mi conciencia personal, sino con la conciencia compartida de cuanto vivimos y vemos, una historia no siempre afortunada, una historia en la que efectivamente los cementerios son demasiado grandes”.

   El propósito, continuó, es que “seamos capaces de crear una conciencia vívida de las realidades que necesitan ser transformadas, históricamente y realmente transformadas”.

   Fue entonces cuando, informó Zócalo, el poeta español dijo: “Si la poesía puede servir realmente para algo”, en el sentido de “los favores sensibles que la poesía proporciona desde siempre en el pensamiento responsable”, es para “remediar la calamidad histórica”.

   Sostuvo que en las influencias formales que se observan en su obra se percibe “una extensión del espíritu social”, lo cual “es una forma de dicha, es también una relación de placer”.

   Al presentar el diálogo en la feria, Villarreal definió a la poesía de Gamoneda como “poderosa, muy particular, incisiva en muchos sentidos”.

   Leyó uno de los poemas de “Blues Castellano” para mostrar que en esos poemas se perciben “la música y el silencio”.

   Más adelante, dice el artículo de Zócalo, sostuvo también que es una poesía con referencias constantes a las ausencias, una suerte de “historia de las desapariciones”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.