Saramago defendía “las mejores causas”, dice el actor J.L. Gómez

El escritor portugués fue recordado durante un encuentro en Madrid, en especial mediante la lectura de alguno de sus poemas.

   La actividad fue encabezada por José Luis Gómez, actor y dramaturgo, en El Claustro del Pozo del Instituto de Educación Secundaria San Isidro, el establecimiento educativo más antiguo de España. Estuvo acompañado por Pilar del Río, quien fue pareja de Saramago hasta su muerte, en 2010.

   La actividad, a mediados de agosto, forma parte de la programación de Veranos de la Villa, organizada por el Ayuntamiento, y se realizó porque en 2022 se cumplen cien años del nacimiento del novelista y poeta en Azinhaga.

   Gómez declaró que Saramago “fue una de las cabezas más lúcidas de su tiempo, comprometido con los débiles a marchamartillo, defendiendo siempre las mejores causas”.

   La poesía del portugués, prosiguió, “es aparentemente seca, pero está nutrida de un enorme calor y de un enorme compromiso con la vida”.

   “Este recital se empezó a gestar y se hizo por primera vez en la isla de Lanzarote, justo al lado de la casa de José Samarago, en Tías. Escribió relativamente poca poesía, tres libros, pero esa poesía es, en mi opinión, extraordinaria”, insistió.

   El actor y dramaturgo destacó “el inmenso trabajo de renovación que emprendió con la narrativa de su tiempo en multitud de libros extraordinarios”, entre los cuales mencionó “El Evangelio según Jesucristo”, “Ensayo sobre la ceguera” y “La balsa de piedra”.

   Son “obras cumbres de nuestro tiempo, de nuestro siglo. Ese compromiso y ese sentimiento amistoso habita esas obras entre los seres humanos. Eso le hace un grande y por eso le hacemos un homenaje”.

   El encuentro fue titulado “Saramago en compañía”. Gómez explicó que se propuso “acompañar la voz de José Saramago” con textos de creadores de su tiempo,  Czeslaw Milosz, Günter Grass, Miguel de Unamuno y Juan Ramón Jiménez.

   Dijo que basó esta selección tomando en cuenta “el inmenso compromiso cívico y moral y sobre todo antifascista con su tiempo y sus compatriotas”, por parte de Saramago, quien obtuvo el Premio Nobel al igual que Milosz, Grass y Jiménez.

   En cuanto al escritor y filósofo Miguel de Unamuno, Gómez recordó que en 1935 la Universidad de Salamanca presentó la candidatura al Nobel.

   “Poco tiempo después, el Servicio de Intercambio Académico del Tercer Reich envía una nota a la Academia Sueca expresando que el eventual premio Nobel para Miguel de Unamuno no sería bienvenido para el régimen nazi. En ese momento, la mano larga del régimen nazi era muy larga. Ese año hubo 52 candidaturas al Premio Nobel. Quedó desierto, con eso se dice todo”, explicó.

   El recital en el establecimiento educativo contó también con la participación de Ángel Luis Quintana, cellista de la Orquesta Nacional de España. Gómez dijo que lo convocó porque el cello “es el instrumento que más amaba” José Saramago.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *