Los poetas defienden el lenguaje, sostiene el mexicano Juan Villoro

El narrador publicó una novela en la que niñas y niños adoptan nombres de poetas en defensa de las palabras.

   “El Profesor Zíper y las palabras perdidas” es el título de la obra publicada por el Fondo de Cultura Económica. En la historia, la Academia de Control se apropia de palabras vinculadas con la creación, la imaginación, el conocimiento y la rebeldía.

   Las palabras rebeldes, explicó Villoro, “son necesarias para avanzar en la cultura. ¿Qué pasaría si pudieras lucrar con ciertas palabras? Eso te daría un poder inmenso. Esta mafia de eruditos desvinculados de la realidad considera que puede hacerlo y entonces los niños que protagonizan la historia deciden con ayuda de personajes como el Profesor Zíper restituirlas a la gente, que crea el lenguaje y debe decidir su destino”.

   Juan Villoro nació en Ciudad de México, en 1956. Es autor de novelas, cuentos, de la obra teatral “La guerra fría y otras batallas”, y de ensayos, así como de crónicas y crítica literaria. Cuenta con gran cantidad de reconocimientos, en su país, en Chile y en España.

   Acerca de la circulación del lenguaje y el conocimiento, el escritor declaró a la publicación Vértigo Político que en el presente “hay un exceso de datos y eso causa un cortocircuito. Es difícil discernir entre lo que verdaderamente es importante, pero para conseguirlo el conocimiento es fundamental. Desde luego el conocimiento tiene que ver con las pasiones humanas, de modo que es incluso lógico que alguien sienta la tentación de usarlo en su beneficio. Por eso puede ser una forma de poder. El idioma puede ser un instrumento de poder y dominación, pero también de libertad y quería poner a los niños en contacto con esto. Creo que los niños están muy alertas respecto del idioma, más que nosotros”.

   Luego advirtió que hay “adversarios formidables del lenguaje”, ya que “los publicistas lo distorsionan; los guionistas de telenovelas usan palabras limitadas porque consideran que la gente es estúpida; los creadores de tecnologías nos obligan a hablar de cierta manera; los asesores virtuales que tenemos hoy en día son más que los hispanohablantes, tenemos 700 millones de máquinas hablantes; el español de Waze o Siri (aplicaciones digitales, NDR) está al alcance casi de cualquiera”. Y, al mismo tiempo, “el crimen organizado introduce palabras que ya usamos”.

   Pero frente a todo ello “hay muchos defensores del lenguaje. Los principales son los poetas, aunque no tienen la influencia inmediata. Por esto también estamos los comunicadores, los periodistas, los profesores o los escritores, quienes somos intermediarios entre ellos y la gente”.

   En su novela, niñas y niños adoptan los nombres de Gabriela Mistral, Pablo Neruda y Octavio Paz, entre otros, con máscaras que les provee el Profesor Zíper.

   “Quería rendir tributo a la poesía. Por eso los niños se disfrazan de poetas para entrar a la Academia y recuperar las palabras. Me parecía una forma irónica de incorporar la poesía a la trama de la novela”.

   El entrevistador le recordó que Neruda y Paz son blanco de numerosas críticas políticas, a lo que respondió: “Cierto, pero es innegable su grandísima contribución al idioma. ‘Residencia en la Tierra’, de Neruda, es un monumento a la lengua, como también lo es ‘Piedra de sol’, de Octavio Paz. Por otra parte, valoro también sus contribuciones a la política e incluso sus errores”.

   La entrevista completa está disponible en este vínculo:

https://vertigopolitico.com/cultura/cultura/notas/el-idioma-un-instrumento-de-libertad

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *