La “fugacidad de lo material”, en la poesía del hondureño Álvarez

“De la estirpe del cacao” es la obra con la que este autor obtuvo el Premio de Poesía Los Confines.

   Hasta ahora, Josué Álvarez, que nació en Tegucigalpa, era conocido por su obra narrativa, especialmente novela infantil, si bien se había presentado con anterioridad a este mismo premio de poesía.

   “De la estirpe del cacao” contiene poemas que se refieren a “lo pasajero de lo material y lo trascendente de lo espiritual”.

   “Nace de pensar en la vida, de ver cómo pasa el tiempo. Me asistí de, como casi en toda poesía, el mito, en este caso de varios pasajes de la mitología judeocristiana, que nos hacen pensar sobre eso mismo”, explicó al diario El Heraldo.

   Agregó que “la primera parte habla sobre los primeros frutos de una tierra que nace, que es fértil; y la segunda aborda los últimos días de lo creado, de todo lo que conocemos”.

   Definió al Festival de Poesía Los Confines como “un maravilloso espacio para el estímulo creativo”, tomando en cuenta que “actividades como la poesía son vistas de lado, y que por un momento sean el centro de un contexto es loable”.

   En participaciones anteriores en el concurso, prosiguió, había enviado poemas escritos con independencia unos de otros, pero este es el primero en el que “todos los poemas fueron hechos para estar juntos, del primero al último. Es mi primer libro concebido como poemario, como una obra unitaria. Aunque la poesía, en sí, desde hace mucho la practico, solo que más como un ejercicio interior”.

   Consultado por El Heraldo sobre los concursos literarios, los describió como “plataformas que, primero que todo, estimulan la labor creativa, porque todo concurso tiene un premio; ya sea una publicación, una estatuilla, etc. Luego, también son escaparates, porque sirven para ir explorando nuevas formas de escribir, y eso es valioso. De alguna manera, validan el trabajo literario. Pero tampoco es lo único, porque hay grandes autores que en su vida no ganaron un concurso”.

   Álvarez es licenciado en Letras con Orientación en Lingüística y máster en Lengua y Literatura Hispánicas, pero ahora está estudiando Periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

   Acerca de esta actividad, dijo que concibe al oficio periodístico como “otra forma de contar, porque al fin y al cabo es lo que hace el periodista”.

   El Heraldo le preguntó “por qué una vida dedicada a las letras”, a lo que respondió: “De alguna manera, es casi un misterio, en Honduras y en cualquier parte del mundo. Apartando, quizá, a quienes son ‘best seller’ y logran un camino de fama, éxito y dinero, que son poquísimos dentro del mundo de la literatura o prácticamente la menor expresión, sigue siendo un misterio”.

   “Como tantas cosas en la vida –continuó- a veces uno no se lo explica. Tal vez ese mismo deseo de decir las cosas como nadie nunca las dijo antes. Yo estudié Letras porque estaba loco por la literatura, y quería algo donde las tareas fueran leer literatura. De hecho, siempre he pensado que fue una decisión un tanto irresponsable, porque es un camino difícil, pero simple y sencillamente me gusta”.

   También está el impulso de “tratar de cambiar un poquito el mundo” y “esa opción de hacerlo por la literatura misma, por querer poner uno su granito, tal vez hasta innecesario, por amor a ella”.

   La entrevista original está disponible en este vínculo:

https://www.elheraldo.hn/entretenimiento/josue-r-alvarez-lo-que-siempre-he-querido-hacer-es-contar-DY9562775

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.