“Dejadme la esperanza”, la vigencia de Miguel Hernández

El actor español Carlos Hipólito está al frente de un recital con textos del poeta de Orihuela, “Dejadme la esperanza”.

    Esta iniciativa integró la programación del Festival de Verano del Taoro, en el Puerto de la Cruz, Tenerife, con espectáculos al aire libre, como este encabezado por Carlos Hipólito, acompañado por el pianista José Manuel Cuenca y el barítono Luis Santana.

    El actor, que nació en Madrid en 1956, y que hizo una pausa en la gira con la obra “Oceanía”, dijo que “Dejadme la esperanza” le interesó como proyecto para “entablar un diálogo entre la música y la poesía”.

   La selección es “muy inteligente”, declaró al Diario de Avisos de Tenerife, porque contiene algunos poemas muy conocidos y otros que no lo son tanto. Así, “el público  descubre nuevos aspectos del poeta y su obra. Del mismo modo, hay una dramaturgia interna que va mostrando el compromiso de Miguel Hernández con la sociedad de su época”.

   La poesía y la esperanza que expresa el título, prosiguió, “cobra un sentido aún más pleno” en un período conflictivo y complejo como el actual.

   Además, el Festival de Verano en Puerto de La Cruz contiene el atractivo añadido de la actuación al aire libre. “Estar en un escenario y poder ver el cielo y, en este caso, la luna y las estrellas, porque actuamos de noche, añade un elemento mágico”.

   También dijo que después de las limitaciones a las que obligó la pandemia, “existe un deseo muy grande de volver al teatro en condiciones normales, como ya está ocurriendo ahora, para disfrutar de un espectáculo en su plenitud. Todos estamos un poco hartos de consumir ocio y ficción a través de una pantalla”.

   Es que “el contacto directo con los intérpretes es un valor añadido a la experiencia. Igual que estamos deseando ir a un concierto en directo, porque nos hemos cansado de escuchar la música enlatada, también queremos presenciar otro tipo de espectáculos en vivo. De manera que está siendo muy especial esta vuelta a la normalidad en los escenarios”.

   También actor en cine y televisión, Hipólito dijo que por encima de los despliegues técnicos, “el trabajo de interpretación es básicamente el mismo. Los actores nos pasamos la vida buscando recursos que hagan más creíbles los personajes que nos van tocando. En esa búsqueda te sirven igual los personajes de cine, los de televisión y los de teatro. Con todos ellos se van descubriendo cosas nuevas”.

   En su caso, busca la cercanía con los personajes mediante el intento de “descubrir lo que piensa, más allá de lo que dice. Lo que piensa y lo que calla”.

   Ese recurso, prosiguió, “me va dando una idea acerca de su magnitud: los claroscuros, las aristas que posee, lo que hace que no sea un arquetipo. Todos los seres humanos y, en consecuencia, los personajes, tienen un poco, o mucho, de buenos y de malos, de tontos y de listos… De lo que se trata es de hallar esas partes ocultas, las que de entrada no se ven en una primera lectura. Eso se logra acercándose cada vez más al texto, afrontando un estudio psicológico del personaje”.

   Ese acercamiento, sostuvo también, no está logrado después de los ensayos y al llegar al estreno ante el público. “Una vez que la obra de teatro se pone en pie por primera vez, comienza en verdad el trabajo de un actor, de una actriz. En cada función tienes una energía, unas vibraciones, unas emociones distintas, aunque la obra es la misma. Probablemente harás el mismo gesto mientras dices la misma frase, pero cada día has de lograr que eso parezca que está ocurriendo por primera vez. Tras una semana de funciones, un año o tres, tienes que conseguir que ese personaje esté vivo todo el tiempo. Eso se logra con concentración, con mucho esfuerzo y sin bajar la guardia“.

   La entrevista completa está disponible en este enlace:https://diariodeavisos.elespanol.com/2022/07/carlos-hipolito-entrevista/

(9/8/22)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.