Victoria Vaccaro García / Nueva urdimbre

Nació en Guayaquil, Ecuador, en 1998. Publicó en espacios literarios, entre ellos la revista Tangente, Pie de Página y en el Periódico de Poesía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Su libro “Árbol ginecológico” fue editado por Minga Poética de su ciudad natal, en 2020, y por Líbero Editorial, de Madrid, en 2021. En junio de 2022 obtuvo el premio “Ana María Iza”, solo para mujeres, organizado por El Ángel Editor y el Encuentro Internacional “Poesía en Paralelo Cero”.

Cuerpo anidado en el rostro del cielo
cumbre, raíz de mis seres ocultos:
estos pies hurgan la distancia,
estas manos crean para ti la inercia,
estrella o geometría alada que marque
el límite del mundo;
estos ojos que desdibujan formas,
bocas,
sexos,
creando para mí una nueva urdimbre
de espacios y latitudes.

En mí estás.

En mí como antes la errancia de los peces,
sombra del mar anterior al mar,
cadáver de mujer y mortaja de espuma.
En mí como esta legión que marcha sobre mi sangre
–éxodo de los impuros‒.
En mí como todas las jaurías
que escaparon su densa envoltura
al despertar del último sueño,
sabiendo que la sed es ausencia,
la sed es un desierto a la espera de la palabra,
la sed es este fulgor impreciso que surge de mi nombre.

Caminé

Sobre las cornisas de tu pelvis
conjuré maldiciones hacia el sol quirúrgico
que entregó mi desnudez.

Yo,
mujer que va desgranándose las entrañas
para hacerse una concavidad suave y profunda,

quiero que me quemen los labios
con la cabeza de un espécimen perfecto,

sentir en mi cérvix los hombros,
las caderas,
los pies,

arrodillarme frente a un Dios hermafrodita
con el fruto de mi especie,
lavarlo con el fluido que ungió nuestra errancia.

Caminarte es repetirte,

sentir tu sombra acorralándome.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.