Publicados libros de siete poetas bolivianos

Son autores del taller Llamarada Verde, que dirige Gabriel Chávez Casazola. También se publica a autores de México y Ecuador.

   Los siete libros fueron presentados a comienzos de junio durante la Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra.

   Llamarada Verde, explicó Gabriel Chávez Casazola, “nació como taller de poesía en 2014 para que fuegos nuevos exploraran su voz y, persiguiéndola, se dejaran encontrar por ella; con los años ha cobrado nuevas formas: páginas impresas y virtuales, y se ha abierto a otros autores emergentes, nacionales y ahora internacionales, buscando arder e iluminar más lejos”.

   La iniciativa comprende una colección nueva, llamada Fuego del Cielo, dedicada a poetas de otros países y que abre con el mexicano Roberto Amézquita. Seguirá después una obra del ecuatoriano Santiago Grijalva.

   Los libros presentados en Santa Cruz son “Cosas en su sitio”, de Amilkar Jaldin Rojas; “Llana estepa la noche”, de Mariana Ríos Urquidi; “El payaso bélico”, de Carlos Fernando Tapia Vaca, que fue finalista del Premio de Poesía Hispanoamericana Francisco Ruiz Udiel; “Maneras de parar el mundo”, de Melissa Sauma, que ya tuvo una edición en Ecuador; “Donde los dos azules se tocan”, de Felman Ruiz; “Timbal de piedra”, de Marcelo Canavire Castillo; y “Donde germina el agua”, de Nicole Vera Comboni.

   Con motivo de la presentación de estas obras, el diario Opinión publicó reseñas breves escritas por poetas y editores.

   Así, sobre “Cosas en su sitio”, la poeta Paura Rodríguez Leytón afirma que el libro “contiene un religioso asombro por la luz y la vida, una mirada que cosecha feliz las silenciosas experiencias de la naturaleza”. Leer estos poemas, prosigue, equivale a “refugiarse bajo un corredor solariego, un lugar acogedor que está en nuestra memoria y por eso no es difícil entablar un diálogo con sus versos”.

   El poeta español Daniel Rodríguez Moya escribe sobre “El payaso bélico”, de Tapia Vaca. Es un libro que se destaca “en un tiempo en el que gran parte de la nueva poesía ha olvidado el valor del riesgo” para “transitar por vías tranquilas” y “poco emocionantes”.

En el libro en cuestión, en cambio, no hay concesiones que “podrían esperarse de un libro con el que comienza una carrera literaria, y es por ello que estamos ante una de esas obras que no dejan indiferente al lector”.

   Sobre “Maneras de parar el mundo”, de Sauma, el poeta ecuatoriano Xavier Oquendo Troncoso sostiene que exhibe “una suerte de impresionismo posmoderno” que se expresa mediante “una voz individual de una diafanidad y un ritmo enaltecedor”. Agrega que “este timbre sonoro, tan límpido y refrescante, resulta ser un remanso, un bosque donde descansar luego de la faena prosaica de la ciudad. Un espacio para amar y para hablar con el cosmos, un sitio en donde la palabra significa y se dignifica”.

   Chávez Casazola publica sobre “Ante un cadáver”, del mexicano Amézquita. El poeta, “revestido de palabras calcinantes, como lenguas de fuego, oficia una misa de réquiem ante un cadáver que es altar vacío, oquedad y silencio”.

   Agrega: “Es el cadáver de su padre, sí, pero podría ser el de Adán, nuestro mítico padre común, o el de cada uno de los lectores cuando nuestro nombre ya no nos nombre y lo que quede sea, a manera de túmulo, un montón de piedras sin vida y sin respuesta”.

   La publicación de todas las reseñas está disponible en este vínculo:

https://www.opinion.com.bo/articulo/ramona/llamarada-verde-presenta-nuevos-libros-poesia-feria-libro-santa-cruz/20220604185821869206.html

(11/6/22)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *