Gabriela Franco ganó el concurso Alfonsina Storni en Argentina

Se anunció el fallo de la segunda edición del certamen en el que, según la organización, se recibieron 1.500 obras.

   Gabriela Franco, quien nació en Buenos Aires en 1970, se adjudicó el certamen que organiza el Ministerio de Cultura de Argentina junto con el Centro Cultural Kirchner, con la obra “Por las ramas”.

   Adriana Márquez y Daniela Bastías obtuvieron el segundo y tercer premio, lo que significa que, al igual que en la primera edición del certamen, en 2021, todas las obras reconocidas fueron escritas por mujeres. En 2022, sin embargo, fue anunciada una mención a Sebastián Sosa Ojeda.

   El jurado estuvo conformado por Susana Villalba, Mario Ortiz y Elena Annibali. El premio está dotado con 250 mil pesos (unos 2 mil dólares, al cambio oficial).

   Al hacer el anuncio, el Centro Cultural Kirchner expresó sobre “Por las ramas” que es un libro que “entiende a la poesía como trabajo en y con el lenguaje. Ritmo y musicalidad al servicio de una voz impersonal que se abre a un universo más abarcativo que un yo confesional e involucra en más sentidos y planos a los lectores. ‘Por las ramas’ es una reflexión sobre el lenguaje, sobre la poesía, sobre verdad o reflejo”.

    La organización difundió también definiciones de la autora, quien expresó que los poemas del libro ganador “indagan en la forma del diálogo y en el deseo de decir”.

    Se trata, continuó, del “diálogo entendido sobre todo como esa conversación interna que mantenemos con lxs otrxs (las otras personas, NDR) a partir de lo conversado y lo leído (la tradición), y de donde surge el deseo de decir: aquello que aguijonea e impulsa la creación poética”.

    Son movimientos no lineales, que van y vienen, que zigzaguean, “aprovechando cada nudo para hacer surgir una nueva dirección, un nuevo verso”, agregó.

   Franco había publicado las obras “Calle”, “Piedras preciosas”, “Los que van a morir”, “Modos de Ir” y “En orden de aparición”. Se licenció en Letras en la Universidad de Buenos Aires y es editora y docente. Compiló “Última poesía argentina”, junto con Javier Cófreces y Eduardo Mileo, publicado en 2008, y “Primeras poetas argentinas”, en 2009.

   Adriana Márquez obtuvo el segundo premio con “Ser de barro”, libro al que la organización le atribuye “un lenguaje abstracto y sensorial”, en el que se encuentra “una interesante relación poética del cuerpo con el lenguaje y con el conocimiento como organizador de la experiencia”.

   “Este lugar es un llamado” es la obra con la que Daniela Bastías logró el tercer premio.

La organización dijo en su comunicado oficial que es un libro “con estilo epistolar y un tono lírico-melancólico que lo abstraen de un coloquialismo llano”, que se refiere a los colores y la incorporación del paisaje. “El diálogo con una ausencia es una vía para incorporar, más allá de lo personal, preguntas sobre la escritura, sobre la vida y la muerte, sobre el vacío”.

   Finalmente, obtuvo mención Sebastián Sosa Ojeda, por “Arquitectura de los afectos”, “trabajo sutil sobre el homoerotismo”, dijo el anuncio, que menciona “la presencia poética del cuerpo como organizador de lo real” y “lo anecdótico del entorno social y familiar en la infancia tratado con intención metafórica hacia algo más universal que lo estrictamente privado”.

(5.6.22)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *