Españoles ganan los premios de poesía Francisco Brines

En Oliva, Valencia, se anunció el fallo de la segunda edición de este concurso, que lleva el nombre del poeta.

   Andrés García Cerdán (foto), quien nació en Fuente-Álamo, Albacete, en 1972, ganó el certamen en su variante en castellano, con la obra titulada “Químicamente puro”. En tanto, Txema Martínez, quien nació en Lleida el mismo año, se impuso en valenciano, “Camí a Milmanda”.

   Los anuncios se hicieron en Elca, en la casa en la que Francisco Brines vivió hasta su muerte, en mayo de 2021, poco después de recibir el Premio Cervantes.

   El jurado para la modalidad en castellano fue conformado por los poetas Fernando Delgado, Carlos Marzal, Luisa Castro y Vicente Gallego, y la editora Silvia Pratdesaba.

   En cuanto a la obra de García Cerdán, la resolución expresa que “Químicamente puro” es un “libro de madurez, formalmente impecable y lleno de intensidad lírica”.

   En el concurso en valenciano, integraron el jurado los poetas Enric Sòria, Marta Pessarrodona y Àngels Gregori, junto con la crítica literaria Marta Nadal y el editor Manuel Ramírez.

   Acerca de “Camí a Milmanda”, el fallo destaca “el tono sostenido a lo largo del libro y un trabajo afinado del lenguaje”.

   En ninguno de los dos casos el anuncio oficial incluyó más información del pronunciamiento de los jurados.

   Las obras más recientes de García Cerdán son “Barbarie”, de 2015; “Puntos de no retorno”, de 2017; y “Defensa de las excepciones”, de 2018. El poeta es doctor en Literatura y profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha.

    Martínez publicó “Ulls d’ombra”, en 1997; “’La nit sense alba”, 2000; “Sentit”, 2003; “L’arrel i la pluja”, 2008; “Dol”, 2012; y “Maria”, 2020. Es también traductor, editor y crítico literario.

   En ambas variantes el premio está dotado con 6 mil euros y la publicación de las obras por la editorial Pre-Textos. El concurso se organiza con apoyo de la Generalitat y del Ayuntamiento de Oliva.

Premio San Juan de la Cruz

   El Premio Internacional de Poesía San Juan de la Cruz fue entregado en Fontiveros, a fines de mayo, al español Gonzalo Sánchez-Terán, que se lo adjudicó con su obra “Y corrí cual si el mal tuviera lindes”, basada en su permanencia en campos de refugiados de África durante dos décadas.

   El autor recordó que permaneció en zonas de conflicto como Guinea Conakry, Liberia, Costa de Marfil, República Centroafricana, así como en la región de Dar Sila, frontera entre Chad y Darfur, y en la frontera entre Etiopía y Somalia.

   “Allí, a golpe de hachazo vital, de asistir al sufrimiento de los seres humanos, he ido escribiendo poemas que he tratado que reflejasen ese sufrimiento, pero también la inmensa esperanza y el inmenso deseo de humanidad que he encontrado por donde he ido”, expresó.

   Insistió en que la obra “busca reflejar el dolor en esas fronteras humanas que están por todas  partes, que deberían ser lugares de encuentro pero son lugares de separación”.

(2.6.22)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *