Libro sobre el español Prados, en especial el período en México

La etapa del exilio del poeta y editor español de la Generación del 27 fue también el de su “madurez”.

   El catedrático español Francisco Chica declaró sobre esta nueva investigación que su mayor aporte está dado probablemente en el período en que el poeta vivió en México, como parte de la gran corriente de exiliados tras la Guerra Civil y la imposición de la dictadura franquista.

   En ese país, agregó, Emilio Prados “escribió sus libros más importantes, su obra de madurez, donde su poesía se convierte en filosofía, en pensamiento”.

   La trayectoria y la obra de este autor está siendo reivindicada en los años más recientes después de que, según algunos autores, padeció cierta falta de difusión. No había suficientes menciones y reconocimientos a su obra como sí las obtuvo, en cambio, por su trabajo de editor junto con Manuel Altolaguirre, con quien fue gran artífice de las primeras publicaciones de autores de la Generación del 27.

   Emilio Prados nació en Málaga, en 1989. Comenzó a vincularse con poetas en la adolescencia y a los quince años obtuvo una plaza en la Residencia de Estudiantes de Madrid. Allí conoció, primero, a Juan Ramón Jiménez, y ya en la etapa de la formación universitaria a Federico García Lorca, Salvador Dalí y Luis Buñuel.

   Una enfermedad que padecía desde la niñez lo obligó a un año de hospitalización en Suiza. Ese período, de lecturas intensas, colaboró en su confirmación como escritor. En 1924, de regreso en Málaga, fundó junto con Altolaguirre la revista Litoral, al tiempo que amplió relaciones con otros creadores. El trabajo como editor de la Imprenta Sur, crucial para la Generación del 27, lo inició al año siguiente.

   Colaboró con la República, ya que junto con Altolaguirre fue responsable de publicaciones del Ministerio de Instrucción Pública.

   Ante el alzamiento y el triunfo del franquismo pasó a Francia, en 1939, desde donde se trasladó a México, donde vivió hasta su muerte, en 1962.

   En 2021, el Centro Andaluz de las Letras lo nombró “autor del año”, en tanto Jorge Peña dirigió la película “Emilio Prados, cazador de nubes”.

   Ahora Chica publica el resultado de una investigación que incluyó a Málaga, la Residencia de Estudiantes de Madrid y la exploración en archivos de diversos puntos del país, en especial sobre el período de la Guerra Civil, y México.

   El libro, que se titula “Emilio Prados. Una visión de la totalidad”, recorre la vida y la obra completa del autor, aunque “la mayor aportación de esta obra y la parte más novedosa son sus años en México, un periodo mucho menos conocido en España”, dijo Chica.

   Es un tiempo en el que lo que considera como un paso de Prados de la poesía hacia la filosofía conecta al autor malagueño con María Zambrano, filósofa y ensayista española (1904-1991).

   “Se veían mucho María Zambrano y él, y sus poemas nacen de ese diálogo con la pensadora. También ocurría al revés, de un poema de Prados, María hacía un ensayo, se inspiraban mutuamente”, declaró el autor del ensayo, informó Málaga Hoy.

   Agregó que “el pensamiento profundo que late en su obra” escrita en México distingue a Prados de otros integrantes de la Generación del 27”. Es una “etapa de madurez” que se vuelve más difícil de desentrañar, en comparación con “la poesía más breve y popular que realizó en Málaga”.

   También explicó: “Hablo de su vida y su obra porque ambas cuestiones no se pueden separar, fue un poeta muy vital”.

(22.5.22)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *