David Martínez / Fuego y escarcha

Nació en Caá Catí, Corrientes, Argentina, en 1921. Publicó, entre otras obras, “Órbita del amor”, 1959; “Resplandor del olvido”, 1966; “El exilio en el mundo”, 1969; “Penúltima estación”, 1974; “Soles y laderas”, 1980; “Canto a Caá Catí”, 1985; y “El conterrado”, 1986. Fue también traductor. Murió en Buenos Aires, en 1993.

Oscuro canto de amor

Apenas esto. Apenas esta vaga certidumbre
del día terminado, del juicio de la ausencia.
Apenas esto. No forcemos la noche
que canta todavía su desprendimiento valiente.

Más adentro, donde el corazón suelta su enigma,
allí podemos prevenir nuestra salvación
nuestra eternidad graciosa de compadecerse
como un gran pájaro que olvidó el vuelo del sueño.

No hables del mar. Su agua está regando una ceniza
demasiado cruel para que adviertan tus ojos.

Apenas esto, oh amor, y saber cuán delicadamente
la primavera fecundiza en sus luces
la imagen de nuestros deseos
contra la rosa del mundo.

El otro fondo

Somos humor y huesos,
lento fuego y escarcha
que nos une y dispersa;
somos
el insomne crujido
de un vaivén,
y en nosotros,
la pesantez del mundo:
fatiga del origen.
Por eso
nuestra piel
-contención amorosa
de tanto sobresalto-,
diariamente declina
su brillo y su frescor
hasta que un día,
vacía ya la sangre
que se niega a surgir,
cede
-también nosotros-,
y volvemos al fondo de otra piel,
librados de aquel peso
que llamamos materia.

(20.5.22)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.