El éxito en poesía tiene “tono menor”, avisa el colombiano Darío Jaramillo

El poeta desarrolló actividades en España. Entre ellas, ingresó su legado a la Caja de las Letras del Instituto Cervantes.

   La definición del “tono menor” del éxito de un poeta se debe a si se lo pone en comparación con la estridencia que caracteriza a lo que es llamado triunfo de grandes estrellas, como los futbolistas o los cantantes.

   Así, describió una situación que aplica a la noción de éxito de un poeta, como cuando se da “una aceptación de alguien que se acerca y, con la misma timidez que uno tiene, te dice que tus poemas le han servido para conquistar o que le ayudaste en un momento difícil. Es un tipo de éxito que, estadísticamente, es mucho menor, pero, en el fondo, es mucho más entrañable y muy motivante”.

   Darío Jaramillo Agudelo participó a fines de abril de las Jornadas de Poesía en Español Verso 2022, organizadas por el Ayuntamiento de Logroño.

   También novelista y ensayista, nació en Santa Rosa de Osos, Antioquia, en 1947. En poesía publicó “Historias”, en 1974; “Tratado de retórica”, 1978; “Poemas de amor”, 1986 y 2013; “Del ojo a la lengua”, 1995; “Cantar por cantar”, 2001; “Gatos”, 2005; “Cuadernos de música”, 2008; “Solo el azar”, 2011; y “El cuerpo y otra cosa”, 2016. También varias antologías, entre 1991 y 2018.

   Entre sus ensayos figura “Poesía en la canción popular latinoamericana”, de 2008.

   Recibió varios reconocimientos, como el Premio Nacional de Poesía Eduardo Cote Lamus, en 1978; el Premio Nacional de Poesía, en 2017; y el Premio Internacional Federico García Lorca, en 2018.

   La agencia española EFE, que lo entrevistó a propósito de su participación en las actividades en Logroño, expresa que Jaramillo Agudelo “es considerado el escritor colombiano más y mejor conocido en España”, aunque no precisa quién hace esa consideración.

   En el diálogo con la agencia, el poeta habló de un “momento de florecimiento” de la poesía, porque “hay gente con mucho talento que está escribiendo cosas muy interesantes y muy diversas” en varios países.

   También declaró que “los que escriben versos lo hacen porque quieren estar solos y no andar entre multitudes”, y aunque leer en público “es lo contrario”, tiene el beneficio de ser invitado “a lugares como La Rioja; entonces, ya estar en Logroño lo justifica todo”.

   La poesía, dijo también a EFE, “enfrenta a la gente a sí misma de una manera entrañable y la gente da lo mejor de sí leyendo poesía o haciéndola”.

   Escribir poesía representa, explicó, “entrar en una especie de encantamiento, por la capacidad que tiene el lenguaje de transformarse y de transformarnos”.

   También opinó que “no hay nadie vivo a quien se le pueda llamar poeta, todos los buenos poetas están muertos”.

   Respecto del depósito de su legado en el Instituto Cervantes, que se realizó a fines de abril, incluyó unos manuscritos y un libro con versos, según dijo.

   El Cervantes reúne en la Caja de las Letras el legado de escritores vivos que dejan textos en diversos formatos para ser revelados en una fecha que cada quien determina. También está recibiendo legados de autores que ya fallecieron.

   La Caja de las Letras está en lo que fue una clásica bóveda bancaria, con cajas de seguridad.

(5.5.22)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *