El español Céspedes se pronuncia contra la “poesía de la anécdota”

El poeta, que critica en un libro reciente la agresión humana a las otras especies, participa de un debate intenso.

    “Mala poesía” hubo en todos los tiempos, afirma Alejandro Céspedes, por lo que los textos que con la denominación de “poesía” publican especialmente jóvenes en las plataformas digitales no tienen, en verdad, nada de nuevo.

   La “poesía de la anécdota” es “la mala poesía de todos los tiempos”, agregó, y citó de inmediato la denominación del crítico Martín Rodríguez-Gaona, quien la definió como “poesía tardoadolescente”.

   A partir de ello, citó estrofas de la cantante española Mari Trini, de gran éxito comercial en los años 70: “¿Quién no escribió un poema huyendo de la soledad? ¿Quién a los 15 años no dejó su cuerpo abrazar?”.

   Sin embargo, Céspedes advirtió que esas formas de expresión, con la mera y previsible descripción de anecdotarios sentimentales personales, no puede achacarse a la “poesía joven”, como lo hacen algunos críticos y poetas de edades más avanzadas. Es que, dijo, “hay unos cuantos poetas muy reconocidos que se afanan en la práctica de esa ‘poesía de línea clara’ que defienden sin pudor algunas de las editoriales más conocidas, y que se podría mejor llamar ‘poesía de la banalidad’”.

   “Todo esto ha producido una inversión del canon, llevándolo a un territorio más propio de juglares. Estos juglares componen sus propios textos con la sana intención de ser mayoritarios para ser comprendidos por un estrato social lo más amplio posible”, agregó.

   Céspedes nació en Gijón en 1958 y cuenta con una extensa obra publicada, que le permite atesorar una cantidad notable de premios, entre ellos el de Navarra de Literatura-Poesía, en 1986; el Norte de Poesía Erótica, en Bilbao, 1987; el Ciudad de Baza, 1988; el Hiperión, 1994; el Premio Blas de Otero, 2007; y el de la Crítica de Asturias, en 2008 y 2021.

   Es licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación, tiene trabajo extenso en la gestión cultural y produjo y dirigió proyectos escénicos. Está dedicado a lo que llama “nuevas formas de comunicación poética”, en lo que incluye “poesía escénica” y poesía en videos.

   Su obra más reciente es “Cazadores de icebergs”, publicada por la editorial Salto de Página.

   Acerca del debate, muy intenso en España, sobre la llamada “poesía joven”, Céspedes pidió no olvidar “qué es lo que hemos entendido por poesía en los últimos siglos. Es inconcebible comparar a Dante, Quevedo, Huidobro, Vallejo, Eliot, Pound, Aleixandre, Cernuda, o el último Lorca —y un larguísimo etcétera— con esta poesía de Burger King que parece desconocer que existe un lenguaje más allá de lo burdamente denotativo”.

   En diálogo con Beatriz Russo, de Zenda Libros, agregó que “alguien debería decir a estos ‘poetas’ que no se hace poesía solo con pulsar la tecla ‘enter’. Aristóteles define la metáfora en su poética como ‘la transferencia del nombre de una cosa a otra’. Cuanto más avaros seamos en esa transferencia más indigente será la poesía”.

   En consecuencia, continuó, “todo poeta debe aspirar a la mayor polisemia que le sea posible sin perder el equilibrio que existe entre esa difícil máxima apertura significativa y la desorientación de la deriva; igual que una cometa, siempre en el clímax de su alejamiento, pero que permanece atada —estirada y tirante— al hilo de la idea. Solo la mala poesía es exhaustiva”.

   Sobre “Cazadores de icebergs”, el poeta explicó que “subraya lo absurdo y lo abominable de las acciones, más desde un plano individual, de esta especie que se cree el centro de todo el universo”.

    Interviene, continuó, “en la permanente e imposible búsqueda de equilibrio y estabilidad dentro de un mundo en constante mutación y, sin embargo, nada crea en ese mundo más desequilibrio ni más desasosiego que la propia existencia humana y su temeraria y destructiva actividad”.

   Cuando Russo le preguntó sobre su actividad en el teatro, respondió que en él ocurre “algo grandioso: toda palabra en él es siempre verdadera y es siempre significante; incluso en el teatro del absurdo, donde el lenguaje puede no parecerlo, adquiere esa cualidad ‘necesaria’, la de aquello que no ha podido decirse de otro modo”.

   La entrevista completa está disponible en este enlace:https://www.zendalibros.com/alejandro-cespedes-no-hay-nada-que-pueda-racionalmente-conceder-esperanza-a-nuestra-especie/

(14.4.22)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *