La palabra que siempre

Fernando Valverde

Un lobo

Dentro de este poema pasa un lobo
que deja sus pisadas en la nieve.

Sigiloso y hambriento,
recorre una ciudad
que mirá confiada hacia el futuro.

Hoy han bajado todas las persianas.

Es tarde,
trato de no hacer ruido
y que avancen los versos como pasan los días
para que el lobo escoja
un camino que lleve a otro lugar,
una presa más débil.

Pero en este poema espera un lobo
que ha venido a buscarme.
Aunque intente estar quieto y no hacer ruido
salta por las palabras un recuerdo
que me arranca un aullido y me devora.

(De “Poesía ante la incertidumbre. Antología de nuevos poetas en español”. el suri porfiado, Buenos Aires, 2011, con Visor Libros. Fernando Valverde nació en Granada, España, en 1980. Algunos de sus libros publicados son “Viento favorable”, 2000; “Razones para huir de una ciudad con frío”, 2004, y “Con los ojos del pelícano”, 2010. Recibió varios reconocimientos, entre ellos los premios Federico García Lorca y Juan Ramón Jiménez).

Paura Rodríguez Leytón

Algunas señales

Algunas señales
me despertaron la piel.
Cierro los ojos
y transito cada tramo de mi cuerpo,
palpando
una infinita oscuridad
que me ahoga.
Quiero oler una piedra lisa,
lamer el polvo de las ventanas.
Deseo poesía para mis dedos
para lavarme los pies.
Para desvestirme de mí
y hablarme de lejos.

(De “Los tres cielos. Antología de la poesía amazónica de Bolivia”, con selección y prólogo de Homero Carvalho Oliva. Editorial 3600, La Paz, 2013. Paura Rodríguez Leytón nació en La Paz, en 1973. Entre sus obras publicadas figuran “Del árbol y la arcilla azul azul”, “Ritos de viaje” y “Pez de piedra”. Con su poema “Te atribuyo el torrente de mi sangre obtuvo el segundo premio “César Vallejo”, organizado por la Casa del Poeta Peruano en Londres. En 2017 se le adjudicó un accésit del premio español Pilar Fernández Labrador).

Florencia Lobo

Poética

Lo que se quiere decir.
Lo que se dice.

En el medio,
la lengua
bailando en el abismo
de la boca

escarbando en el silencio
la ceniza indecible
la palabra perfecta

la que no existe.

Todo puede ser objeto preciso de la poesía

La tosca metafísica de los gorriones
la sonata demente de los trenes abandonados
un pescador herido por la visión de la luna
un ciruelo, un nombre
una palabra, un colibrí

Las cosas que caen de sí mismas
nostálgicas de sí, hartas de sí

la madre, el padre, las derrotas
el tiempo que rueda
desquiciado en los caminos

todo puede ser objeto
preciso de la poesía

menos la poesía:
la palabra que nunca
la palabra que siempre

silueta inasible
sombra sin cuerpo
canto sin pájaro

tan árbol
sin palabra árbol
sin idea de árbol

voz arrebatada
a dónde
a quién.

(De “El lento deambular de las tormentas”, el suri porfiado, Buenos Aires, 2018. Florencia Lobo nació en San Miguel de Tucumán, Argentina, en 1984. “El lento deambular de las tormentas” es su primer libro de poesía).

Henry Luque Muñoz

Oficio de poeta

Huérfano de lápiz y papel
no tuvo más remedio
que hacerse en la carne una honda herida.

Ahora escribe
con el dedo índice:
en letra roja sobre pared blanca.

(De “La risa del ahorcado”, compilación de Fredy Yezzed, Colección Poesía, Editorial Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, 2015. Henry Luque Muñoz nació en 1944, en Bogotá, y murió en esa misma ciudad, en 2005. Su primera publicación de poesía fue “Sol cuello cortado”, en 1973. Siguieron “Lo que puede la mirada”, 1977; “Libro de los caminos”, 1991; “Polen de lejanía”, 1998; y “Arqueología del silencio”, 2002. En 2006 se publicó el libro póstumo “Escrito con la garra del halcón: Del Diario inédito de Alexandr Pushkin”. Fue también ensayista, traductor, compilador y docente).

Denisse Vega Farfán

Enclave

El poema está listo.
Eleva casas, puentes, barcas hundidas,
aves de diversa estación migratoria, vidas
que hacia todos lados se desplazan.
Hace realidad lo que no se toca
y simple fábula lo palpado todos los días.
El poema está listo. Y yo estoy en otra parte.
El que estuvo escribiéndolo al pie del aserradero,
ha desaparecido.
Desde el vidrio del poema
veo su último retrato, enjambre en vilo.
El poema está aquí, tiene forma humana, animal,
de mesa, calle, estrella. Ocupa mi espacio
que ya no es propio. Respira por mí, habla por mí,
es una olvidada lengua por nuestro cansancio.
El poema está listo. Le es entendible
el trémolo final de la tierra.
Roer no es necesario.

(De “El primer asombro”, Paracaídas Ediciones, Lima, Perú, 2014. Denisse Vega Farfán nació en Trujillo, Perú, en 1986. Publicó “Una morada tras los reinos”, obra que obtuvo el Premio de Poesía Joven del Perú en 2008, y la plaqueta “Hippocampus”, en Uruguay. Poemas suyos fueron traducidos al alemán, chino, francés, inglés e italiano. Fue incluida en varias antologías, en su país, Colombia, China y México).

(21.3.22)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *