Homenaje en México al cineasta chileno Raúl Ruiz

Retrospectiva “Prisma alterado”, con proyecciones en línea, por televisión abierta y también en salas.

   La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) organizó un ciclo en homenaje a Ruiz, “cineasta, pensador, poeta y chamán inagotable de la imagen”, autor de una obra que “desborda catalogaciones y etiquetas con un torrente que arrastra décadas de producir infinitas posibilidades narrativas y estéticas”.

   El Centro Cultural Universitario y la Cineteca Nacional de México realizaron a comienzos de marzo la retrospectiva “Prisma alterado – Diez esenciales de Raúl Ruiz”, que incluyó a comienzos de marzo transmisiones por plataformas digitales de la UNAM, también por televisión abierta –TV UNAM- y en salas.

   Es uno de los cineastas clave para “entender la historia del cine latinoamericano”, agrega. La retrospectiva contó con la participación de Valeria Sarmiento, viuda del cineasta, y con el apoyo de la Cineteca Nacional de Chile y Cinémathèque Française.

   El realizador nació en Puerto Montt, en 1941. Se exilió en Francia cuando el genocida Augusto Pinochet tomó el poder con el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973.

   Como sostiene el material de la UNAM, fue una figura destacada de una generación de directores que impulsó cambios en el cine chileno, con un lenguaje renovado. Murió en agosto de 2011 en París.

   Las diez películas incluidas en la retrospectiva son “La recta provincia”, (Chile-Francia, 2007); “Berenice”, (Francia, 1983); “El techo de la ballena” (Francia-Países Bajos, 1981); “Diálogo de exiliados” (Chile-Francia, 1974); “Tres tristes tigres”, (Chile, 1968); “Misterios de Lisboa”  (Portugal-Francia-Brasil, 2010); “La noche de enfrente” (Chile-Francia, 2012); “Tres vidas y una muerte”, (Francia-Portugal, 1996); “Las tres coronas del marinero”, (Francia, 1983); y “La hipótesis del cuadro robado” (Francia, 1978).

   El Festival Internacional de Cine de la UNAM define a Ruiz como “notable entre los exiliados por la dictadura pinochetista”, y agrega: “el cine y palabra de Ruiz sellan un compromiso con la política de la forma cinematográfica, manteniendo en un trasfondo latente la denuncia o el panfleto lírico que contemporáneos suyos como Miguel Littín o Patricio Guzmán supieron a bien encauzar hacia otros afluentes”.

   La obra desarrollada especialmente en Francia, prosigue, “con banderazo del Leopardo de Oro otorgado por el Festival de cine de Locarno a su primer largometraje terminado para entonces, ‘Tres tristes tigres’ (1968), apuntalaron el prestigio de Raúl Ruiz con incontables reconocimientos y producciones en formatos 35 mm, 16 mm y video, repartidas en largometrajes de géneros diversos, trabajos para la televisión, grandes producciones con estrellas como John Malkovich, Marcello Mastroianni, Catherine Deneuve o John Hurt, intercaladas con cortometrajes experimentales, libros y comisiones a las que siempre supo extraer el más ácido zumo artístico”.

   Jorge Javier Negrete, crítico de cine mexicano, participante del programa “Derretinas” de la radio de la UNAM, sostuvo que en ese país “hay un núcleo bastante sólido de seguidores de la obra de Raúl Ruiz que parten de esa labor que el equipo de programación ha hecho con los años. El puente que traza un encuentro de este tipo con la obra de ciertos realizadores siempre es de fundamental importancia”.

   También dijo que su obra trasciende porque halló “una ruta definida para poder mantenerse vigente y seguir filmando en Europa, incluida una libertad absoluta. Eso se desprende del hecho de que la sensibilidad de Ruiz es profundamente europea, en el sentido del refinamiento y esa parte multidisciplinaria, que no deja una influencia clara porque no veo a ningún cineasta latinoamericano interesado en continuar de alguna forma su legado cinematográfico”.

Más información en:

https://ficunam.unam.mx/prisma-alterado-10-esenciales-de-raul-ruiz/

(14.3.22)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.