“IL POSTINO” LLEGÓ A MÉXICO

La ópera “Il Postino” fue presentada el 13 de octubre en el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México, con el tenor valenciano Vicente Ombuena en el rol protagónico, secundado por Israel Iozano, madrileño, en el papel del cartero.


La puesta fue un homenaje y recordación al autor de la ópera, el mexicano Daniel Catán, que la había estrenado en Los Angeles, en 2010, con Plácido Domingo.

Aquella presentación en la ciudad norteamericana tuvo gran repercusión, y la obra fue requerida por teatros europeos. Catán había asumido un gran desafío como libretista y compositor, y trabajaba en algunos cambios y mejoras cuando murió, en abril de 2011.

Se le atribuía a Catán el anhelo de presentar la ópera en su país aunque un amigo suyo, Eduardo Díaz Muñoz, relató después que sentía pesimismo, porque “en México uno nunca sabe…”

Mucho antes de concretar la presentación en Los Angeles, Daniel Catán había explicado el sentido que para él tenía esta combinación ahora expuesta en Ciudad de México: “La literatura es mi pasión más grande, después de la música. Me apasionan las historias bien contadas y son las que más me atraen para ponerles música. La combinación de música y literatura, además de la escenografía y el vestuario, hace que la ópera sea una experiencia muy intensa”.

La historia conocida del exilio de Pablo Neruda en Roma es la base de la ópera en tres actos, respaldada por una presencia masiva de público. La dirección musical estuvo a cargo de Israel Gursky.

Tras el debut del jueves 13, seguía otra presentación en Ciudad de México, el 16, para pasar después a Guanajuato, como parte de las actividades del Festival Internacional Cervantino. (14.11.2011)