• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

Día Mundial de la Poesía (II)

   PAUL AUSTER

 

   24

 

Voz de nadie, extranjera

al otoño, y una vez recogida

en el ojo que sangró

tal claridad. Tu tendón

no sana, es

otra cuerda, trenzada

con tinta, doliéndose a través

de esta mano rugosa… que arrastra hacia nosotros

las imágenes: este cadáver

clarividente, cantando

desde el espejo del patíbulo; un mirar, más pesado

que una piedra, se arroja

contra el hielo

de abril, tañendo el fondo

del pozo de tu aliento; un ojo,

y luego

otro más. Hasta que el buitre

sea la palabra

que sacie estos desperdicios, la noche

será tu presa.

 

 

   Coral

 

Entre sílices que relinchan,

en el trote del sueño

que te ayudó a cruzar

el campo militante y enjambrado de tréboles:

 

este pedazo

de tierra que vuelve a crecer

hacia nosotros, hecho añicos

por el tono agudo, aflautado

que te reta múltiple, abiertamente

en tu más extrema

palabra herética.

 

Sin prisa,

mojas tu dedo en la herida

de donde

mi voz se escapa.

 

 

   Pastoral

 

En la zona interior del musgo y de la espera,

tan poco semejante a la palabra

que también era un esperar,

todo ha sido distinto

de lo que es, el musgo aún

te espera, la palabra

en una lámpara

que portas a lo más profundo

del verde, pues incluso las raíces

han transportado luz, e incluso ahora

tu voz

no deja de viajar por las raíces,

de modo que allí donde caiga el hacha

tú, también, sabrás que estás vivo.

 

(De "Poesía completa", edición bilingüe, con traducción del inglés y prólogo por Jordi Doce, Seix Barral Biblioteca Formentor, Grupo Editorial Planeta, Buenos Aires, 2012. Paul Auster nació en Nueva Jersey en 1947. Además de escritor, es traductor y guionista y director de cine. Recibió premios numerosos, entre ellos el Príncipe de Asturias en 2006. La antología incluye obras de "Radios", "Exhumación", "Escritura mural", "Desapariciones", "Efigies", "Fragmentos del frío", "Aceptando las consecuencias", "Espacios blancos", y "Notas de un cuaderno de ejercicios").

 

 

 

   CRISTIAN ALIAGA

 

   Arte poética

 

Un poeta –un lobo sin cartel-

no muestra sus cartas, no baraja

de nuevo, no escancia vinos

que no es capaz de beber.

Es un animal procaz

que no ve detrás de las ventanas

sino más allá de las rejas,

un espectro sordo

que no domina su carga

y se entrega a ella.

Un poeta –un punto azul sobre la mesa-

no mira para ver

sino para abrir los ojos.

 

 

   Fuegos que la noche apaga

 

Al que canta mientras

se queman sus criaturas,

porque no lo sabe, porque no

siente el olor;

 

al que barre con la lengua

la alfombra de los dueños,

porque no puede, porque no

sabe si hay una técnica mejor;

 

al que se estira sin palabras

a pedir lo que no van a darle,

porque no entiende, porque no

quiere saber que no habrá;

 

al que enciende los fuegos

que la noche apaga,

porque aprecia la luz, porque no

olvida el calor que extravió.

 

Para esos escribo, que no

se detendrán a leer.

 

 

   Control remoto

 

No hay poemas posibles.

Hay que salir del poema

a respirar.

¿Acaso alguien

espera por ventura un poema?

Nadie que piense

nadie que entienda

como se entiende en cada siglo que muere

aguardará un poema nunca.

El que escribe sueña solamente;

su mente solitaria descabeza

palabras oscuras

mientras la TV repite

bellas series de la infancia

y películas coloreadas del ’40.

 

El que escribe sueña

y mira en la pantalla una guerra lejana.

¿Acaso alguien espera

por ventura

otra cosa

que el sillón oscuro

y el control remoto?

 

 

   Los versitos

 

esos frascos sin tinta

donde ponemos lo mejor de la memoria.

 

¿Paredes de iluminación, torres amargas,

palabras solamente?

 

Pero a quién encomendar nuestra historia,

salvo a estas pequeñas nubes

de espuma.

 

Os quedaréis ciegos

de tanto cerrar los ojos.

 

(“De estrellas en el vidrio”, antología personal, con prólogo de Alicia Genovese y selección de Jorge Boccanera, colección de poesía Musarisca, Editorial Colihue, Buenos Aires, 2002. Cristian Aliaga nació en Darregueira, provincia de Buenos Aires, en 1962. Comenzó a publicar poesía en 1988, con la obra “Lejía”. Siguieron “No es el aura de Kant”, en 1992, y “Estancia La Adivinación”, en 1998. Es también narrador y recibió premios por este género y por su poesía. Además, se desempeña como periodista).

 

 

   PABLO NERUDA

 

   Verso

 

Voy a arrugar esta palabra,

voy a torcerla,

sí,

es demasiado lisa,

es como si un gran perro o un gran río

le hubiera repasado lengua o agua

durante muchos años.

 

Quiero que en la palabra

se vea la aspereza,

la sal ferruginosa,

la fuerza desdentada

de la tierra,

la sangre

de los que hablaron y de los que no hablaron.

 

Quiero ver la sed

adentro de las sílabas:

quiero tocar el fuego

en el sonido:

 

quiero sentir la oscuridad

del grito. Quiero

palabras ásperas

como piedras vírgenes.

 

(De “Las manos del día”, tercera edición, Biblioteca Clásica y Contemporánea, Editorial Losada, Buenos Aires, 1971. Pablo Neruda en Parral, el 12 de julio de 1904, y murió en Santiago, el 23 de septiembre de 1973. Su muy conocida obra poética lo llevó a conseguir el Premio Nobel de Literatura en 1971. Sus poemas marcaron a generaciones completas de lectores en infinidad de países, y se constituyó en referencia también para gran cantidad de escritores. Gabriel García Márquez lo consideró “el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma”. También fue conocido por su compromiso político con fuerzas de izquierda de Chile y de muchos otros países. Fue dirigente político y diplomático. Padeció el exilio y se comprometió con infinidad de causas, pero muy especialmente con la República durante la Guerra Civil Española).

 

 

   MANUEL BANDEIRA

  

   Poética

 

Estoy harto del lirismo comedido
Del lirismo que se porta bien
Del lirismo funcionario público con libro de asistencia expediente protocolo y
manifestaciones de aprecio al sr. director
Estoy harto del lirismo que se detiene y va a averiguar en el diccionario el
sello vernáculo de un vocablo

Abajo los puristas

Todas las palabras sobre todo los barbarismos universales
Todas las construcciones sobre todo las sintaxis de excepción
Todos los ritmos sobre todo los innumerables

Estoy harto del lirismo enamorador
Político
Raquítico
Sifilítico
De todo lirismo que capitula a lo que quiera que sea fuera de sí mismo

Y por fin no es lirismo
Será contabilidad tabla de cosenos secretario del amante ejemplar con cien
modelos de cartas y las diferentes maneras de agradar a las mujeres etc.

Antes quiero el lirismo de los locos
El lirismo de los ebrios
El lirismo difícil y agudo de los ebrios
El lirismo de los clowns de Shakespeare

-No quiero saber más del lirismo que no es liberación.

 

   El último poema

 

Así querría yo mi último poema

Que fuese tierno diciendo las cosas más simples y menos intencionales
Que fuese ardiente como un sollozo sin lágrimas
Que tuviese la belleza de las flores casi sin perfume
La pureza de la llama en que se consumen los diamantes más límpidos.
La pasión de los suicidas que se matan sin explicación.

 

 

   Nueva poética

 

Voy a lanzar la teoría del poeta sórdido.
Poeta sórdido:
Aquél en cuya poesía está la marca sucia de la vida.
Hay un sujeto,
Sale un sujeto de casa con la ropa de brin blanco muy bien almidonada,
y en la primera esquina pasa un camión, le salpica el saco con una
mancha de barro:

Es la vida.

El poema debe ser como la mancha en el brin:
Hacer que el lector satisfecho de sí se desespere.

Sé que la poesía es también rocío.
Pero éste queda para las nenitas, las estrellas alfas, las vírgenes
ciento por ciento y las amadas que envejecieron sin maldad.

(De "Poesía Latinoamericana Contemporánea", colección "Los Grandes Poetas", Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1988. Manuel Bandeira nació en Recife, en 1886, y murió en Río de Janeiro, en 1968. Sus primeras publicaciones de poesía datan de 1917. En 1922, cuando se realizó la Semana de Arte Moderno en San Pablo, se negó a participar, aparentemente en desacuerdo con una gestión y administración de la cultura en manos de las clases dominantes. Sin embargo, envió un poema, "Os sapos", que tuvo gran repercusión. Fue también novelista. Tuvo a su cargo numerosas antologías de la poesía brasileña y fue integrado, a su vez, a muchas otras editadas en su país y en otras naciones. Escribió también narrativa y teatro, y fue asimismo traductor).

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.