• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

Mario Trejo

   

 

   Saudades portátiles

 

Cuando uno deja una ciudad

noche de olores negros

enroscada en escaleras

que conducen al infierno

donde un hombre solo

cuenta sus días hacia atrás y adelante

y una mujer nada contra la melancolía

 

Cuando uno deja una ciudad

callejones húmedos

umbrales sospechosos

habitaciones de espeso mal aliento

con una sola ventana sin visillos

por la que sólo entran los eclipses

el sol negro que alumbra a los poetas

y los amantes crujen y chisporrotean

como baile de ausentes en una casa abandonada

 

Cuando uno deja una ciudad para siempre

y el estampido del adiós suena en la boca

como un delicado suicidio

 

Cuando uno abandona

podría decir

y uno abandona y otro es abandonado

y nadie a quien mirar atrás

o solamente una persona única

que no alcanzamos a ver entre la multitud

y el avión comienza a corretear por la pista

entonces

el poema ha llegado a su fin

y uno sabe que nunca habrá de escribirlo

Todavía

 

 

   Esta agitada vida

 

Esta agitada vida

me gruñe como un perro.

 

Esta agitada vida

me ladra como un perro.

 

Esta agitada vida

me muerde como un perro.

 

Esta agitada vida

me lame como un perro.

 

 

   Poema romántico

 

La palabra lobo no muerde.

El que muerde es el lobo.

 

La palabra no muerde.

El que muerde es el poeta.

 

 

   Ruinas de un poema

 

No sé si fue verdad que nos amamos

ni si es verdad esto que llamo olvido

 

Yo te imagino perdida en otra hora

desnuda entre panteras temerosas

sobre las ruinas del templo que incendiamos

 

Yo también estoy solo

en este sueño que alguna vez soñamos

y aún soñamos

 

No sé si fue verdad que nos amamos

ni si es verdad esto que llamo olvido

 

 

   Eneamiga

 

De tus ojos mis ojos

han bajado

a la página blanca

 

Con tus ojos mis ojos

han escrito

una lengua que canta

 

Furiosa simetría

amorosa distancia

Vivo para vivirte

el tiempo de una pausa

 

Amiga y enemiga

en el ser de una nada

Cuando el amor nos deja

la muerte nos alcanza

Cuando el amor nos pierde

la eternidad nos gana

 

 

   El principio de razón suficiente

 

La quiero

 

Por sus piernas que la conducen a mí

y sus pasos que la alejan de los otros

 

Por las olas de su cuerpo

y el mar de fondo de su piel

 

Por sus manos que hacen juego

y la gravedad de sus caricias

 

Por la solemnidad de sus caderas

y la precariedad de su cintura

 

Porque cuando despierta echan a volar los pájaros

y sus sueños son sus mejores argumentos

 

Porque está atada a mí

y resplandece de libertad

 

Porque sólo ella puede aniquilarme

y sólo ella puede perpetuarme

 

Por sus ojos sus ojos

porque sí y por supuesto

 

Porque es ella y no otra

 

(De “Los pájaros perdidos, poemas de amor”, con introducción de Guillermo Saccomanno, Ediciones Continente, Buenos Aires, 2010. Mario Trejo nació en 1926 en Argentina, presuntamente en la zona metropolitana de Buenos Aires, un punto que él se negó a aclarar por considerarlo irrelevante. De hecho, solía mencionar lugares diferentes y completamente alejados. Murió en la capital argentina, en 2012. Publicó, en poesía, “Celdas de la sangre”, en 1946, en Buenos Aires, y siguieron libros suyos en otros países, como “El uso de la palabra”, en Cuba, en 1964, que 15 años después apareció en Barcelona, y la plaqueta “La pena capital”, en Madrid, en 1980. Fue también dramaturgo y guionista de cine y televisión. Poemas suyos fueron musicalizados por Astor Piazzolla).

   Una publicación anterior de poemas de Mario Trejo en http://www.lapoesiaalcanza.com.ar/poemas/339-mario-trejo

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.