• @_marazi
    Sentimos demasiado como para salir ilesos
  • @HilseCaracas
    Se afiebra el corazón cuando la luna se lleva por dentro
  • @LunaFractal
    Escribir, volver a las andanzas
  • @mediamente
    Los tiempos que corren deberían ser detenidos
  • @NicolasPaulsen
    El monstruo niega su soledad multiplicando los espejos
  • @Naomi_Her
    Todas las flores lloran, incluso las que somos de papel
  • @sontusnubes
    El tiempo, para el poeta, habita en los labios
  • @gensoctavia
    Soy un fragmento de mi asombro
  • @patytemple74
    Con dedos de granizo y largas llamaradas, abriendo mi pecho, mil veces traspasado, malherido
  • @silencioenletra
    Soy de las que empiezan a desvestirse quitándose las cicatrices
  • @annemidi
    Inmigrantes de intimidades heridas somos todos
  • @PedroLuna73
    Soñar es un acto político

Mil versos para un knock out, parte II


Segundo tramo en Alcanza para Todos de "Mil versos chilenos", una obra para la cual Marcela Labraña y Felipe Cussen, licenciados en literatura, recorrieron mediante lecturas incontables la poesía chilena y seleccionaron versos capaces de "ganar por knock out al primer asalto", como dicen. Los agruparon según su pulso y sensibilidad, con una hilación propia, llena de desparpajo y osadía, con una arbitrariedad que sólo puede legitimar su tesón poético. Así surge un poema gigantesco, de mil versos, en el que los autores dialogan entre sí, pero también discuten, establecen contrapuntos, se pelean, se desmienten y se abrazan, todo gracias al cordón umbilical que es la palabra. Poema gigante y, sin embargo, asumido por los ¿autores? como incompleto: de hecho dejan al final del libro unas páginas en blanco, seguros de que el poema puede seguir creciendo. Este segundo tramo en Alcanza para Todos, es tan arbitrario como el primero.

 

Los puntos cardinales son tres: el Sur y el Norte.
(Vicente Huidobro, Altazor)

El error consistió
en creer que la tierra era nuestra
cuando la verdad de las cosas
es que nosotros somos de la tierra
(Nicanor Parra, "Ecopoemas")

La tierra se hace madrastra
si tu alma vende a mi alma.
(Gabriela Mistral, "Dios lo quiere")

Ah, tierra mía, tierra triste
(Jorge González Bastías, "El poema
de las tierras pobres")

Hoy se han secado los últimos valles
(Raúl Zurita, "Pastoral de Chile")

Cada hombre tiene sus propios ojos
para querer a su modo las cosas de la tierra.
(Mario Bahamonde, "Canto a la
tierra del norte")

La tierra siempre es el más viejo dios
(Mario Bahamonde, "Canto a la
tierra del norte")

Vuelvo a mi origen, voy hacia mi origen, no me espera
nadie allá, voy corriendo a la materna hondura
donde termina el hueso, me voy a mi semilla
(Gonzalo Rojas, "Los días van
tan rápidos")

¿Qué sabes de cordilleras
Si tú naciste tan lejos?
(Patricio Manns, "Arriba en la cordillera")

Cordillera de los Andes,
Madre yacente y Madre que anda
(Gabriela Mistral, "Cordillera")

¡Qué alegre es la vía
e la cordillera,
al menos en los días
e la primavera!
(Antonio Orrego Barros, "E la cordillera")

¡Viva la Cordillera de los Andes!
¡Muera la Cordillera de la Costa!
(Nicanor Parra, "Viva la
Cordillera de los Andes")

solitario como una montaña diciendo la palabra "Entonces"
(Omar Cáceres, "Azul deshabitado")

Incierto, proclaman los choroyes
(Soledad Fariña, "Besan los labios la corteza")

El cielo está sangrando pájaros
(Alejandra Basualto, "Pájaros")

Destellos en el bosque.
Fulgores rojos son.
(Marina Arrate, "Satén")

Bosque, dame las llaves de tu escondido reino
(Juvencio Valle, "El hijo del guardabosque")

Por qué los árboles esconden
el esplendor de sus raíces?
(Pablo Neruda, "Libro de las preguntas")

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.