• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Canción que es poesía (III)

 

   Esta es la tercera serie de letras de canciones, o poemas compuestos para temas musicales, como se les quiera llamar, que fueron elegidos por lectores de La Poesía Alcanza. Los autores que siguen se suman a Silvio Rodríguez, Bob Dylan, Luis Eduardo Aute, Joan Manuel Serrat, Atahualpa Yupanqui, Gustavo Cerati, Violeta Parra, Joaquín Sabina y Subcomandante Marcos, Chico Sánchez Ferlosio y  Alceu Valença. Estos lectores hicieron sus propuestas luego de que lanzamos una invitación cuando el Premio Nobel de Literatura le fue adjudicado al compositor y cantante estadounidense Bob Dylan, lo que desató un debate intenso, a escala mundial.

 

 

   Luis Alberto Spinetta

 

   A estos hombres tristes

 

Salva tu piel, la ciudad

te llevó el verano,

ponte color, que al morir

los hombres son blancos,

más blancos.

 

Que al volar sin volver,

sin volver,

que al volar sin volver

 

Tú tienes pies y tienes manos,

pero no se ven.

Si tus pies hoy nacieron viento,

déjalos correr.

Y si tus manos con las plantas,

déjalas crecer.

 

Vive de azul,

porque azul no tienes domingos.

Ríete al fin,

que llorar trae tanto frío,

Más frío.

 

Que olvidar como ver,

Que olvidar como ver.

 

Una vez ví que no cantabas,

y no sé por qué.

Si tienes voz tienes palabras,

déjalas caer,

cayéndote suena tu vida,

aunque no lo creas.

 

Cuanta ciudad, cuanta sed,

y tú un hombre solo.

 

 

   Cantata de puentes amarillos

 

Todo camino puede andar, todo puede andar.

 

Con esta sangre alrededor, no sé qué puedo yo mirar,

la sangre ríe idiota, como esta canción, ¿y ante quién?

 

Ensucien sus manos como siempre,

relojes se pudren en sus mentes.

 

¡Ya!

y en el mar naufragó

una balsa que nunca zarpó

mar aquí, mar allá.

 

En un momento vas a ver

que ya es la hora de volver

pero trayendo a casa todo aquél fulgor

¿y para quién?

 

Las almas repudian todo encierro

las cruces dejaron de llover.

 

Sube al taxi nena,

los hombres te miran,

te quieren tomar

ojo el ramo nena,

las flores se caen,

tenés que parar.

 

Vi la las sonrisas muriendo en el carrusel

vi tantos monos, nidos, platos de café

platos de café.

 

Guarda el hilo nena,

guarden bien tus manos

esta libertad

ya no poses nena,

todo eso es en vano

como no dormir.

 

Aunque me fuercen yo nunca voy a decir

que todo tiempo por pasado fue mejor

mañana es mejor.

 

Aquellas sombras del camino azul

¿donde están?

yo las comparo con cipreses que vi

sólo en sueños

y las muñecas tan sangrantes

están de llorar

 

Yo te amo tanto que

no puedo despertarme sin amar

 

 

¡No! nunca la abandones, ¡no!

Puentes amarillos,

se muere en su jaula

mira el pájaro

puentes amarillos.

 

Hoy te amo ya,

y ya es mañana.

 

 

  Para soñar

 

Tus ojos vagan tristes

haciéndose de sombras.

Mientras la noche abrigue amor

yo subiré a tu alcoba.

En tu cielo me reuniré

y en tus labios me perderé

para soñar…

Para soñar…

 

Tus manos tan frías

se envuelven en la aurora

y todo lo que dices

alegra como un canto.

y en tus ojos me fijaré,

y en tus labios me perderé

para soñar…

Para soñar…

 

En la luna del revés

todos saben que hacer,

y hasta el ángel de las aguas

se cansó de crecer,

y aunque el alma de la gente

siempre tuvo razón

yo tendré que mirarte

como si no fueras vos.

 

El mundo grita en vano.

Etérea tu alma viaja,

pero cuando regresas

recobran las miradas.

Y en tus ojos me fijaré

y en tus labios me perderé

para soñar…

Para soñar…

 

 

Propuestas de Laura Díaz, de Bogotá.

 

 

   Chico Buarque

 

   A pesar de ti

 

Hoy eres tú el que manda

está bien, está dicho

no hay discusión; no.

Toda mi gente hoy anda

hablando bajito

y mirando el piso. ¿Sabes?

Tu que inventaste este estado

e inventaste el inventar

toda la oscuridad

Tu que inventaste el pecado

te olvidaste de inventar el perdón.

 

A pesar de ti

mañana ha de ser otro día.

Yo te pregunto

dónde te vas a esconder

de la enorme euforia.

Cómo vas a prohibir

cuando el gallo insista

en cantar.

Agua nueva brotando

y nosotros amándonos

sin parar.

 

Cuando llegue el momento

este sufrimiento mío

lo cobraré con intereses, lo juro.

Todo este amor reprimido

el grito contenido

este samba en lo oscuro.

 

Tu que inventaste la tristeza

ahora ten la fineza

de desinventar

Tu vas a pagar, bien pagada,

cada lágrima rodada

en mi penar.

 

A pesar de ti

mañana ha de ser otro día.

Pagaré para ver

el jardín florecer

como tu no querías.

Tu te vas a amargar

viendo asomar el día

sin pedirte permiso

Voy a morir de risa

al llegar ese día

antes de lo que tu piensas.

 

A pesar de ti

mañana ha de ser otro día.

Vas a tener que ver

el día renacer

derramando poesía.

Cómo te vas a explicar

ver clarear el día

de repente, impunemente.

Cómo vas a acallar

al cantar nuestro coro

en tu cara.

 

A pesar de ti

mañana ha de ser otro día.

 

Traducción de Silvia Urich y Roberto Echepare en “Chico Buarque”, Garay Ediciones, Buenos Aires, 1985.

 

  

   Iracema voló

 

Iracema voló

hacia América

Lleva ropa de allá

y anda apurada

Ve una película de vez en cuando

no domina el idioma inglés

lava los pisos de una casa de té

 

Salió a mirar la Luna

con un mimo

Desea estudiar

canto lírico

No le parece suave a la policía

si pudiera, se radicaría por allá.

Tiene saudades de Ceará

pero no tanto

 

Algunos días, por sorpresa

me llama por cobrar

Es Iracema desde América

 

  

   Cecilia

 

Cuántos artistas

entonan baladas

para sus amadas

con grandes orquestas

Cómo os envidio

cómo os admiro

yo, que te veo

y casi ni respiro

 

Cuántos poetas

prosas románticas

exaltan sus musas

con todas las letras

Yo te murmuro

Yo te suspiro

Yo deletreo

tu nombre en lo oscuro

 

¿Me escuchas, Cecilia?

 

Pero yo te llamaba en silencio

En tu presencia

las palabras son torpes

 

Puede ser que, entreabiertos

mis labios de luz

temblasen por ti

 

Pero ni las melodías más sutiles

merecen, Cecilia,

propagar tu nombre por allí

 

Como tantos poetas

tantos cantores

tantas Cecilias

con mil reflectores

Yo, que no hablo

pero ardo de deseo

Te miro

te guardo

te sigo

te veo dormir

 

 

Propuestas por Camila Paes, de Porto Seguro, Brasil.

 

 

   Félix Luna y Ariel Ramírez

 

 

   Alfonsina y el mar

 

Por la blanda arena que lame el mar

su pequeña huella no vuelve más,

un sendero solo de pena y silencio llegó

hasta el agua profunda.

Un sendero solo de penas mudas llegó

hasta la espuma.

 

Sabe Dios qué angustia te acompañó

qué dolores viejos calló tu voz

para recostarte arrullada en el canto

de las caracolas marinas.

La canción que canta en el fondo oscuro del mar

la caracola.

 

Te vas Alfonsina con tu soledad,

¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?

Una voz antigua de viento y de sal

te requiebra el alma y la está llevando.

Y te vas hacia allá como en sueños,

dormida, Alfonsina, vestida de mar.

 

Cinco sirenitas te llevarán

por caminos de algas y de coral

y fosforescentes caballos marinos

harán una ronda a tu lado.

Y los habitantes del agua van a jugar

pronto a tu lado.

 

Bájame la lámpara un poco más,

déjame que duerma nodriza en paz

y si llama él no le digas que estoy

dile que Alfonsina no vuelve.

Y si llama él no le digas nunca que estoy,

di que me he ido.

 

Propuesta por la poeta española Marina Izquierdo (@marina_izqdo)

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.