• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Colombia y su partitura

 

   Vito Apüshana – Miguel Ángel López

  

   Nuestra tierra

 

Cuando vengas a nuestra tierra,

descansarás bajo la sombra de nuestro

respeto.

 

Cuando vengas a nuestra tierra,

escucharás nuestra voz, también,

en los sonidos del anciano monte.

 

Si llegas a nuestra tierra,

con tu vida desnuda,

seremos un poco más felices…

y buscaremos agua

para esta sed de vida, interminable.

 

(De “Colombia en la poesía colombiana. Los poemas cuentan la historia”, Joaquín Mattos Omar, Amparo Murillo Posada, Robinson Quintero Ossa y Luz Eugenia Sierra. Letra a Letra, Bogotá, 2011, en coedición con el Ministerio de Cultura, Fundación Confiar y BibloAmigos. Vito Apüshana – Miguel Ángel López, poeta de la etnia wayuu, nació en Carraipia, La Guajira, en 1965).

 

   Mery Yolanda Sánchez

 

   Carta a Carlos Iván

 

Pienso en ti

para contestar

el saludo a mis muertos.

 

Pienso en ti

para olvidar la rumba

donde los disparos

son la partitura

del himno nacional.

 

(Del libro ya citado. Mery Yolanda Sánchez nació en Guamo, departamento de Tolima, en 1956)

 

   Óscar Torres Duque

 

   Magdalena Medio

 

   I

 

Todavía se escucha el plañido del perro

y un tamarindo se deshoja lúgubre como un anciano leproso.

Son un eco la picada de la trucha,

el machetazo a media asta sobre el racimo,

la cosquilla verde del viento en el follaje,

que es música y lo sabe, son eco.

No hay nadie, sólo el plañido;

todo es voz, como la noche,

como el cansancio de las palmeras

 

doblegadas.

Un día vino la Segadora y se acostó en la hamaca,

marcó los nombres en la arena

y, vendaval, se llevó hasta el clima.

Pequeña nada tropical, barrida,

que miran los ojos que reinventan todo,

inútilmente.

 

   II

 

 

La muerte espumea en la garganta del caimán,

samán, vaho de manigua desbravada;

la sangre arborea y huele en las cortezas:

la del antepasado salvaje que horadó oscuridades,

la del campesino ceñido a esas huellas,

la del que vive en lo posible, en la utopía

de un día regresar por el río batiendo sus manos

en señal de pasmo;

o la sangre que arborea y es ella símbolo

como símbolo son los maderos patibulares,

las chozas vacías, los caseríos silenciados;

y el medio Magdalena brama en el medio,

pero brama el que ronca una queja adentro

o el que produce el relámpago mortal,

su zigzag, su muerte de correrías fantasmas.

Muy pronto habrá otro caimán desaparecido,

adelantado, brujo o sindicalista;

Espumea la muerte en sus gargantas, hongo, roza;

Se alza como fumigación de napalm,

metralla, machete, tiene nombres,

se mece a la hora de la siesta,

desnuda, irreconocible.

 

(Del libro ya citado. Óscar Torres Duque nació en Bogotá, en 1963).

 

   Patricia Iriarte

 

   Carreteras

 

Manglares muertos hieren mis ojos

durante horas.

 

Siglos llevados a ceniza.

Escombros de lo que tuvo vida.

 

¿Adónde se fueron la savia y el cangrejo?

¿Adónde el refugio de raíces,

el brindis de salobre bebida,

la posada del pájaro viajero?

 

¿Adónde dicen que conduce

esta larga y rugiente carretera?

 

(Del libro ya citado. Patricia Iriarte nació en Sincé, departamento de Sucre, en 1962).

 

 

   Orlando Gallo

 

   El odio

 

Frente al espejo

mientras te afeitas

imaginas ese acto

ayer

 

(entonces también rutina)

 

en el hombre que hoy enterrarán

 

Puedes casi oir

la frase del sujeto gordo en la penumbra,

ver la mano en el gatillo

y los billetes asomados

al bolsillo de una chaqueta

 

(También las imágenes familiares

pasadas por la televisión

donde jugaba confiadamente con sus hijos)

 

Al salir de casa

no puedes evitar sentir ensangrentadas

las manos con que abrazas a tu hija

por ese odio que se ha despertado en ti

 

y sobre todo por el deber que tienes ahora de avivarlo.

 

(Del libro ya citado. Orlando Gallo nació en Medellín, en 1959).

 

 

 

   Fernando Herrera Gómez

 

   Pensando en Simón Bolívar

   en el delta interior del Orinoco

 

Sin presentirlo hemos llegado

a esta estrella interior

que confunde las aguas,

los densos colores de sus  detritus,

de sus nombres.

 

¡Ah! Bella palabra de Atabapo.

 

Miramos sin entender

las islas momentáneas,

el dilatado círculo violeta

en el cielo,

y las criaturas negras

danzando entre las ramas.

¿Qué es esta parsimonia ritual

que habita estos parajes del bostezo?

¿Qué es esta majestad larguísima

venerada por las hojas graves?

Son éstos los reinos de otros dioses

y es éste el territorio común de los días

para los hombres de la cerbatana.

Sin embargo yo pienso en uno solo,

en un hombre solo,

enjuto,

atravesando tantas veces

estas aguas,

estas ciénagas que no conocen la clemencia

ni el descanso.

Pienso en un solo hombre

imbuido por el enigma

de ese disco de púrpura,

por este remolino atemorizado

donde se mezcla

el manso limo

de las rabiosas entrañas del planeta.

 

Pobre hombre solo,

bajo el amparo de una idea sola,

y en medio de la multitud de las aguas revueltas.

 

(Del libro ya citado. Fernando Herrera Gómez nació en Medellín, en 1958).

 

 

   Henry Luque Muñoz

 

   Modernidad

 

Cada vez que se construye una avenida

en este frágil distrito, se ahorcan árboles,

se saca a los tuberculosos para monda la pica

sobre las acres extensiones.

Esta tarde romperán una casa para embellecer la capital,

y morirán cuatro niños, dos palomas, una jarra vacía.

 

 

  La pregunta

 

Qué es un país, me pregunto,

¿Será un abanico de paisajes

con canción de fondo?

¿Un mar que se agiganta hasta tocar el cielo?

¿Un coro de hombres anónimos

que caminan como faraones?

 

Un país es lo que nosotros edificamos

mientras sus detractores duermen.

 

 

   Paraísos

 

              No te cases con la rica…

                                  Tarás Shevchenko

 

Si envidias al rico

tu corazón morirá comido por la polilla,

si envidias al pobre

dormirás con los ojos abiertos,

si envidias al famoso

conseguirás cambiar tu rostro por una máscara.

 

No envidies a nadie,

aléjate de los paraísos inventados

en el cielo y en la tierra.

 

 

   Aurora sin cuerpo

 

El día se levanta

en la blusa abierta de una mujer

y gasta sus horas entapetando el campo de promesas.

Llegan obreros rompiéndose la voz a golpes de martillo.

Los pájaros se llevan el aire.

El cielo guarda el óxido de los tiempos idos.

Solo un avión cargado de extraños, relleno de cartas

para una novia que jamás regresa.

 

(De “La risa del ahorcado”, con compilación a cargo del poeta Fredy Yezzed, Colección Poesía, Editorial Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, 2015. Henry Luque Muñoz nació en 1944, en Bogotá, y murió en esa misma ciudad, en 2005).

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.