• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

De manos dadas (por Brasil)

 

   THIAGO DE MELLO

 

   Los estatutos del hombre

 

ARTÍCULO 1.

Queda decretado que ahora vale la vida,

que ahora vale la verdad,

y que de manos dadas

trabajaremos todos por la vida verdadera.

 

ARTÍCULO 2.

Queda decretado que todos los días de la semana,

inclusive los martes más grises,

tienen derecho a convertirse en mañanas de

domingo.

 

ARTÍCULO 3.

Queda decretado que, a partir de este instante,

habrá girasoles en todas las ventanas,

que los girasoles tendrán derecho

a abrirse dentro de la sombra;

y que las ventanas deben permanecer el día entero

abiertas para el verde donde crece la esperanza.

 

ARTÍCULO 4.

Queda decretado que el hombre

no precisará nunca más

dudar del hombre.

Que el hombre confiará en el hombre

como la palmera confía en el viento,

como el viento confía en el aire,

como el aire confía en el campo azul del cielo.

Parágrafo único:

El hombre confiará en el hombre

como un niño confía en otro niño.

 

ARTÍCULO 5.

Queda decretado que los hombres

están libres del yugo de la mentira.

Nunca más será preciso usar

la coraza del silencio

ni la armadura de las palabras.

El hombre se sentará a la mesa

con la mirada limpia,

porque la verdad pasará a ser servida

antes del postre.

 

ARTÍCULO 6.

Queda establecida, durante diez siglos,

la práctica soñada por el profeta Isaías,

y el lobo y el cordero pastarán juntos

y la comida de ambos tendrá el mismo gusto

auro

 

ARTÍCULO 7.

Por decreto irrevocable

queda establecido

el reinado permanente

de la justicia y de la claridad.

Y la alegría será una bandera generosa

para siempre enarbolada

en el alma del pueblo.

 

ARTÍCULO 8.

Queda decretado que el mayor dolor

siempre y fue y será siempre

no poder dar amor a quien se ama,

sabiendo que es el agua

quien da a la plata el milagro de la flor.

 

ARTÍCULO 9.

Queda permitido que el pan de cada día

tenga en el hombre la señal de su sudor.

Pero que sobre todo tenga siempre

el caliente sabor de la ternura.

 

ARTÍCULO 10.

Queda permitido a cualquier persona,

a cualquier hora de la vida,

el uso del traje blanco.

 

ARTÍCULO 11.

Queda decretado por definición,

que el hombre es un animal que ama,

y que por eso es bello,

mucho más bello que la estrella de la mañana.

 

ARTÍCULO 12.

Decrétase que nada estará obligado ni prohibido.

Todo será permitido.

Inclusive jugar con los rinocerontes,

y caminar por las tardes

con una inmensa begonia en la solapa.

Parágrafo único:

Sólo una cosa queda prohibida:

amar sin amor.

 

ARTÍCULO 13.

Queda decretado que el dinero

no podrá nunca más comprar

el sol

de las mañanas venideras.

Expulsado del gran baúl del miedo,

el dinero se transformará en una espada fraternal,

para defender el derecho de cantar y la fiesta del día que llegó.

 

ARTÍCULO FINAL.

Queda prohibido el uso de la palabra libertad,

la cual será suprimida de los diccionarios

y del pantano engañoso de las bocas.

A partir de este instante

la libertad será algo vivo y transparente,

como un fuego o un río,

o como la semilla del trigo,

y su morada será siempre

el corazón del hombre.

 

(De "Visión de la poesía brasileña", Edición bilingüe, a cargo de la embajada de Brasil en Chile, a través de Ril Editores. Con traducción de Adán Méndez, Santiago de Chile, 1996. Thiago de Mello, responsable de la compilación, nació en Barreirinha, Amazonas, en 1926. Con el golpe de Estado de 1964 se exilió en Chile, donde entabló relación con Pablo Neruda y Violeta Parra, entre otros creadores.  Ya había publicado, para entonces, “Silencio y palabra” y “Narciso ciego”, entre otras obras. Al concluir el régimen dictatorial volvió a Barreirinha. Es también narrador).  El poema "Los estatutos del hombre" fue traducido por Neruda).

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.