• @_marazi
    Sentimos demasiado como para salir ilesos
  • @HilseCaracas
    Se afiebra el corazón cuando la luna se lleva por dentro
  • @LunaFractal
    Escribir, volver a las andanzas
  • @mediamente
    Los tiempos que corren deberían ser detenidos
  • @NicolasPaulsen
    El monstruo niega su soledad multiplicando los espejos
  • @Naomi_Her
    Todas las flores lloran, incluso las que somos de papel
  • @sontusnubes
    El tiempo, para el poeta, habita en los labios
  • @gensoctavia
    Soy un fragmento de mi asombro
  • @patytemple74
    Con dedos de granizo y largas llamaradas, abriendo mi pecho, mil veces traspasado, malherido
  • @silencioenletra
    Soy de las que empiezan a desvestirse quitándose las cicatrices
  • @annemidi
    Inmigrantes de intimidades heridas somos todos
  • @PedroLuna73
    Soñar es un acto político

William Ospina, del país del viento

 

   Ellos son poderosos

 

No digas que tienes sed, porque te darán un vaso con tu sangre.

No digas que tienes hambre, porque te servirán tus dedos cortados.

No digas que tienes sueño, porque te coserán con hilo los párpados.

No digas que amas a alguien, porque te traerán su corazón putrefacto.

No digas que quieres al mundo, porque multiplicarán los incendios.

No digas que buscas a Dios, porque te llenarán de brasas la boca.

No digas que está bello el rocío que dulcemente cubre los campos,

porque en cada gota celeste inocularán pestilencia.

 

 

   Atardecer en Teusacá

 

Como si ya supieran que la noche

cegará los caminos

en el bosque y el cielo,

las rudas golondrinas

no se dan tregua en sus oscuros círculos.

Casi no es luz

esta callada claridad en derrota

sobre las verdes razas dormidas.

En el oído seguirá su curso

toda la noche el río

y voces de muchachos y ladridos de perros

nos dirán las distancias...

Porque en torno a estas llamas

el círculo del mundo visible se reduce

a paredes y rostros familiares,

mientras la bruma cómplice,

borrando las estrellas,

celebra ya su alianza con la sombra,

para que el tiempo fluya

aún más inexplicable,

más misterioso e íntimo.

 

 

   Sabré el secreto

 

Sabré el secreto de estos viejos bosques

al apartarse la niebla indecisa.

Algo como un faisán vendrá a mis ojos,

denso de orgullo y vida,

y habrá un verde en mis labios como de ramas nuevas.

Sabré el secreto de esta noche en ascuas,

extinguidas las lámparas,

cuando una piel de luna cubra el campo.

Sabré lo que ocultaban estas grutas

cuando, bajo los árboles del alma,

la red de lo visible se aparte en las pupilas

y surja, al fin, el rostro

del que todos mis sueños eran máscaras.

 

 

   Y la tierra será el paraíso

 

El cisne llega a las regiones más altas

y vuela en torno a la cabeza de piedra.

El topo excava en las regiones más negras

y traza laberintos entre los pies de piedra.

El rojo halcón es casi imperceptible

sobre el pulgar de piedra.

Una nube morosa se ha dormido en su palma.

Bajo el titán inmenso el país silencioso

que idolatra al caudillo,

canta al amanecer su lealtad infinita,

su gratitud eterna.

Llenan el vasto día mansedumbre y trabajo.

El pueblo ama a su líder y a su patria.

El bien reina en el mundo.

Y del mal en la noche se encargan las mazmorras,

las sogas y los garfios,

las dóciles cuadrillas, las picanas eléctricas,

las fosas que devoran la carne atormentada,

los ríos que se llevan a los muertos sin nombre.

 

(De "Poesía, 1974-2004", Ediciones de Arte Dos Gráfico, Revista Número Ediciones, Bogotá, Colombia. Esta antología incluye "Hilo de arena", "La Luna del Dragón", "El país del viento", "¿Con quién habla Virginia caminando hacia el agua?", "Africa", "Poemas tempranos" y "La prisa de los árboles", estos dos últimos inéditos al momento de la edición, en noviembre de 2004. William Ospina obtuvo reconocimientos numerosos: Premio Nacional de Ensayo 1982, Premio Nacional de Poesía 1992, Premio de Ensayo Ezquiel Martínez Estrada otorgado por Casa de las Américas, en 2003, y Premio Rómulo Gallegos 2009).

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.