• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

Luis Alberto Crespo

 

   Y el otro aquel

 

También me enseñaste

que una coma es una fatiga del pensamiento

 

y los puntos suspensivos

no se sabe dónde terminan

 

que basta un paréntesis

para esquivar la ternura

 

y que nada es más callado

que el punto final

no tiene a nadie

se le ha acabado el tiempo    no

 

no lo mires.

 

 

   Hogar

 

Tranqué la puerta

Cuando lo hice fui un anciano

 

La llave me metió más al fondo

me negó hasta el ojo de la cerradura

 

Entonces tuve que empujarme un poco más

y cedí

 

Tengo en mí esto trabado por testigo.

 

 

   Historia

 

Quieres saber qué queda de ti

en la mirada de quien se desfigura

de tanto callarse

 

Me pides que te diga desde cuándo

y si aún eres tú

 

No lo sé

sólo sé que él se abandonó a una tierra sucia

y ya no logra verte.

 

 

   Fiel

 

Cómo me estorbo

por ti

 

cómo me atravieso

por ti

 

y me quito

y me asuelo

por ti

 

Si lo hago

no es por mí

es por los dos

para reconocernos

al fin

esenciales.

 

 

   Trabajo

 

Dejo mis manos sobre la mesa

en el quicio del vértigo

 

Ten paciencia   me dirías (si estuvieras),

sé fiel al poema

-cultiva su duda-

 

Es lo único que espera.

 

 

   ¿Dónde?

 

¿Cómo supiste que esto    hasta aquí

conduce a un orden ignoto?

 

¿Por qué piensas que aún es locuaz

la contemplación de lo que en sí se extingue?

 

Y dime    ¿por qué insistes en reservar para hoy

La memoria de aquel muro en que te concentras?

 

 

   Escucha Ezequiel

 

Un venado se seca en la alambrada

después de librarse del disparo que corría más veloz que su miedo

 

 

En la fuga se llevó por delante el viento

 

 

La red con dientes de lobo lo detuvo

 

En el forcejeo    la vida    el otro cazador    el más silencioso

lo redujo a un varillaje de huesos y pellejos

 

Del otro lado se avistaba el bosque     su vasto cielo de ave terrestre

pero sólo esa vez.

 

 

   Más afuera

 

Los bosques de los muebles

ignoran que ya no lo son

 

pero aun cercenados

ventean

 

Pongo mis codos

sobre el viejo mesón

 

y aparto sus hojas caídas.

 

(De “La misma vez”, Altazor, Monte Ávila Editores Latinoamericana, Caracas, Venezuela, 2013. Luis Alberto Crespo nació en Carora, estado Lara, en 1941. Después de estudiar periodismo y comenzar a desempeñarse en ese oficio, comenzó la publicación de poesía en 1968, con “Cosas”, seguido ese mismo año por “Si el verano es dilatado”. Su obra fue reunida en varias antologías, entre ellas “En lugar del resplandor”, de 2007. Poemas suyos fueron traducidos al alemán, árabe, francés, hebreo, húngaro, inglés e italiano. Es también traductor de René Char. Entre varios reconocimientos, recibió el Premio Nacional de Periodismo Cultural. También es autor de guiones literarios y otros textos para obras sobre todas las regiones de Venezuela. En la undécima edición del Festival Mundial de Poesía, de 2014, fue uno de los poetas homenajeados).

 

 

   Nostalgia

 

Única ave carroñera

que se posa sobre nuestro corazón

sin lastimarlo.

 

 

   Pequeño

 

Por mis manos

sé que estoy solo

 

lo que me atormenta

es alguna parte

 

Me retiro

Aún no he llegado a mi sombra.

 

 

   Aire

 

Al fin somos iguales

 

No hubo nadie en el rostro

con que me hablabas

 

apenas tu vestido

o un lugar de tu mano

 

Nos separó el día

  

la pura verdad.

 

 

   Cualquiera

 

¿Dónde me paro?

¿Cuándo me basta?

 

¿Es este el destierro?

 

Nuestra frontera

¿es no tener nada bajo los pies?

 

 

   Esto

 

He de levantarme temprano para envejecer

dar las gracias a todo aquello que no me ha salvado

y tapar con el dedo la distancia que se fue de nosotros.

 

 

 

   Ladrillos

 

El choque del balde contra el aljibe

no se oye     es como lo que sucede

no da tregua

 

golpea

golpea

y te desampara.

 

 

   Vueltas

 

Dirás que fue cierto lo del alma

porque nos pusimos a ver cómo se va de nosotros un río

y no hemos regresado.

 

 

   Casa continua

 

Este no es un pueblo muerto

es un modo de soportarse

 

Antes fue pueblo

la dureza porque sí

 

ahora es como tú te piensas

ahora es como uno se ve.

 

 

   Carlos San Diego

 

Escribo

y siento un olor a quemado

 

Borro

y es como si escarbara con los dedos

 

Leo

nada es cierto

y es verdad el espíritu

 

Miro

me grabo un muro

y me sumo en él

 

Es así    es peor.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.