• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

María Fernanda Espinosa

 

   Nació en Salamanca, España, en 1964, y luego adoptó la nacionalidad ecuatoriana. Viene publicando poesía desde 1990. Ese año obtuvo el Premio Nacional de Poesía. En agosto de 2017 asistió al Festival Internacional de Poesía en el Centro, de Buenos Aires. Después de varios cargos en el gobierno de Rafael Correa, se desempeñó a partir de 2017 como canciller.

 

 

   Poética

 

Lo temporal está en nosotros

como en las ranas su metamorfosis.

 

Atados a la escritura

para no morir

nos enlazamos verbales

jungláseos

lianas buscando el eco.

 

Así el pasado permanece

empoemado.

 

 

   Fragmentos

   XXXIII

 

Ningún espacio es suficiente para contenernos

ni esta selva que se desnuda en vértigo

ni el más allá del brujo y su ayahuasca

 

reclamo tu olor

y repaso

los pliegues del aire

que nos sostiene inmóvil

 

detengo este sueño

para que se haga el silencio

para que te devuelvas

cubierto de sábanas tibias

en rumor

en ojeras de tiempo circular.

 

 

   XLV

 

En la selva

la luna es más grande y más tibia

un círculo de cera con penachos de luciérnaga

atravesada por ríos de sueño

anchos ríos como el Napo y sus islas.

 

Es otra luna

otro tiempo

son otros los hombres

las mujeres de ojos rasgados

otras las cascadas

carcajadas de agua y espuma

de sombra garúa

que apenas moja

como amante tardío.

A los guacamayos

les crecen alas nuevas todos los días

y a las nubes unicornios de viento.

 

Es otra luna

otro tiempo

son otros los hombres

otras las cascadas

carcajadas de agua y espuma

de sombra garúa

que apenas moja

como amante tardío.

 

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.