• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Lina de Feria

  

   Nació en 1945 en Santiago de Cuba. Recibió el Premio David, en 1967; el Premio Nacional de la Crítica, en 1991, 1996, 1997 y 1998; también el Premio Internacional de Poesía Raúl Hernández Novas y el Nicolás Guillén.En octubre de 2017 la Feria Internacional de Poesía de Costa Rica le rindió homenaje en la ciudad de Cartago.

 

   Carga expansiva

 

tres o dos en el verdadero siglo

impone el horizonte que me inhibe

y yo descuellada me propongo

con el halo del sol  

a quien miro desde su gran dosel  

matar los menores rayos de la bicicleta.

trunca es la boca del mar

y trunco el

hombre.

 

 

   Tránsito de la estrella

 

pero el correr es amplio

a la avenida de la extraña cuestión.

se abre el silencio de los potros

y en la enguantada estrella que transita

se desgaja la luz del aire mortecino.

¿a quién dibujarás en la segunda lucha?

tienen maneras que sí son las nuestras

y acaparas las noches abortadas

ven a mi asiento colonial

para encender las noches más oscuras

compartiendo el pan con los hermanos.

la vela irá royendo lo negro en las paredes

y la ventanilla se saldrá por las ventanas.

del ajedrez caerán sus piezas por la vida

y el muchachito peleará por su cabello lacio.

hondo es el tedio

si no llega el mar a salvarnos.

 

 

    Deliberación

 

si escojo la penumbra

los soles estallarán sobre mi espalda

porque el agua favorable de mi sensibilidad

me hace percatarme de la demencia de la luz

que entrando a raudales por la memoria manca

recuerda los saludos de aquel hombre

con sienes impasibles

y la mirada trunca entre las cejas

recordando al hijo que ya no está

ido de todo

en los desvanes de la más terrible soledad del mundo.

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.