• @nimarlu
    De tristezas que no dejan costura por reventar y de otros amores impensables
  • @L0laM0ra
    Suelen anidar las ilusiones en la tímida noche buscando la última estrella
  • @monarcamanni
    Lo que nos rompa primero: el olvido o una canción
  • @Anadimeana
    Algunos inundan puentes y ventanas, otros llueven estrellas: cada palabra con su mano vuela
  • @xhuvia922
    Las esponjas del mar borran el horizonte
  • @nancyeldarjani
    El tiempo es un olor cuando llueve
  • @DeNegraTinta
    También te quiero a deshoras
  • @DLobosyQuimeras
    Barcos de papel en dique seco
  • @LaPetit10
    Yo ya no quiero sueños intocables
  • @BlueDement_
    El día que te conozcas, vas a enamorarte de mi
  • @RecMaria
    El tiempo matará lo que no defiendas
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño

Adam Zagajewski

 

   Nació en 1945 en Lwów, Ucrania. Creció y se educó en Polonia. Aunque era un opositor político, no fue expulsado como afirmaron algunos medios occidentales. Él mismo declaró que se fue por su cuenta a París “detrás de una mujer”. En 2017 obtuvo el Premio Princesa de Asturias de las Letras.

  

   Oda a la suavidad

 

Los amaneceres son ciegos como gatitos.

Las uñas crecen confiadamente, aún

saben qué tocarán. Suaves

son los sueños y la ternura como niebla

suspendida sobre nosotros, igual que la campana de Sigismundo

antes que el frío la abrazase.

 

   Filósofos

 

Dejen de engañarnos, filósofos

el trabajo no es una dicha el hombre no es la meta más alta

el trabajo es sudor que mata Señor cuando llego a casa

quisiera dormir pero dormir es sólo un cinturón en movimiento

que me transporta al día siguiente  y el sol es una falsa

moneda la mañana desgarra mis párpados cerrados como antes

de nacer mis manos son un par de gastarbeiter y ni siquiera

mis lágrimas me pertenecen participan en la vida pública

como oradores como los labios partidos y un corazón que está

creciendo en el cerebro.

El trabajo no es una dicha es un dolor incurable

como una enfermedad de la conciencia abierta como un proyecto habitacional

a través del cuál sopla el viento de la ciudadanía

en sus botas altas de cuero.

 

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.