• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

José Miguel Navas

 

   Poemas enviados por José Miguel Navas, de Valera, Trujillo, Venezuela. Nació en 1992 y es investigador de poesía escrita por mujeres, con énfasis en la obra de Wafi Salih y María Antonieta Flores. Publicó “La próxima textura”, en 2014; “La rosa abstracta”, en 2015; y “Esteban corre”, en 2017.

 

    Torso Fragmentado

   I

 

No llegaban los nietos

pero sí las lluvias de abril

el anhelo no era mío sino de los míos

mi herencia fallaría

y mi padre lo supo

el día que mi odio se volvió hombre

faltaban los años

y me sentía muerto

la gente me hablaba de esposas

de mujeres que jamás besé

me encerraba

Temía que la pregunta se hiciera desdicha

un día pregunté a los amigos de mi padre

si mis hijos podrían ser libros

a los poetas les gusta a veces ser celebrados por los mortales

porque fuera de uno

la injusticia del habla

me deja mudo

y mi verdad

solo sale a medio labio

 

   II

Me he vuelto inmune

a los deseos de mi Padre

a la ética de los vecinos

que mi verdad sea mi mentira

que me tomen por trepador

que el amor sea una fábula,

mi cuerpo es la desdicha de las mujeres

los hijos que tuve

serán el polvo de los estantes

mar que habito sin conocer su fin

 

   Esteban corre

   I

Elegimos un lugar para huir

para enfrentarnos a nosotros mismos

 

   II

subimos las escaleras del hotel

avergonzados

detrás el mundo y su juicio

delante la verdad

sobre los pecados de la ciudad

  

   III

nos vencemos

estamos arruinados

somos la minoría en una historia

pasamos ocultos por el mundo

quedamos suspendidos en los bares del centro

nosotros el germen que nos tienta

esta vastedad

una isla contenida

tierra enferma

probamos la orilla

y acabamos en ella 

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.