• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Joaquín Giannuzzi

   Nació en Buenos Aires en 1924 y murió en Salta, norte de Argentina, en 2004.

 

 

   El guitarrero

 

   I

 

El guitarrero es siempre

un hombre ensimismado, culpa

de la guitarra. El hombre

debe inclinar con delicada

atención la cabeza hacia un costado

como escuchando absorto

su propio cuerpo. Y esto es verdad

pues la guitarra tiende

a apoyarse, adherirse y obstinada

entra en el guitarrero por el vientre.

Por eso el guitarrero

es hombre ensimismado y anda ajeno;

sus entrañas le bastan

para entender que en todo este tumulto

feroz y sin sentido

hay algo, no sabemos, que se salva

y para el hombre tiene

la forma, la extrañeza de un acorde

que escucha desde el ámbito

del cuerpo –uno diría- aguitarrado.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.