• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Joaquín Giannuzzi

   Nació en Buenos Aires en 1924 y murió en Salta, norte de Argentina, en 2004.

 

 

   El guitarrero

 

   I

 

El guitarrero es siempre

un hombre ensimismado, culpa

de la guitarra. El hombre

debe inclinar con delicada

atención la cabeza hacia un costado

como escuchando absorto

su propio cuerpo. Y esto es verdad

pues la guitarra tiende

a apoyarse, adherirse y obstinada

entra en el guitarrero por el vientre.

Por eso el guitarrero

es hombre ensimismado y anda ajeno;

sus entrañas le bastan

para entender que en todo este tumulto

feroz y sin sentido

hay algo, no sabemos, que se salva

y para el hombre tiene

la forma, la extrañeza de un acorde

que escucha desde el ámbito

del cuerpo –uno diría- aguitarrado.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.