• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

Jaime Labastida

 

   Nació en Sinaloa, en 1939. Recibió numerosos reconocimientos por su extensa obra poética, que incluye antologías. A comienzos de 2018 presentó "Atmósferas, negaciones".

 

 

   Luz detenida

 

Hoy baila mi mujer y taja

sonrientes cicatrices en su cielo.

Hoy ella baila, colibrí ante la flor,

espejo frente a espejos enemigo.

Y la flor se habita de las plumas

y el pájaro seis pétalos se vuelve.

 

Soy un puño de tierra echado al viento.

Hoy baila mi mujer

y desaloja la discordia,

el núcleo donde la muerte juega,

y la nostalgia.

 

Hoy baila mi mujer, mi amante:

luz detenida en el aire.

 

 

   El crecimiento

 

Con la palabra inauguramos, damos vida.

Yo te nombro la playa de mi cuerpo,

la bahía de mi boca,

el abra de mis brazos.

Yo te nombro callada,

yo te nombro vibrante.

Te digo aves, te digo remolinos.

 

Espeso ahora mi juventud, tú la adulteces.

Grave ahora mi corazón, tú me lo sanas.

Tú me haces crecer como la tierra plantas,

como la tierra uvas,

como la tierra creces.

Y yo crezco contigo.

Me haces crecer sobre tu cuerpo

y soy como una enredadera

tendido entre tus brazos.

 

Peso ahora tu corazón y el mío:

peso lo doble.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.