• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

Francisco Castaño

   Poema de Francisco Castaño, nacido en Salamanca, en 1951, enviado a La Poesía Alcanza por Jesús Munárriz, editor de Hiperión, de España.

   El poema pertenece al libro más reciente de Castaño, “Sustento de otra música”, publicado por esa casa editorial.

 

 

   Representación

 

                  Dès qu’un poète se réveille, il est idiot.

                                            Je veux dire intelligent.

                                                   Jean Cocteau

 

Estas mañanas tontas

Que parece que llegan

Desde un lejano sueño

De aciaga duermevela

A un despertar borroso

Que torpemente acierta

A dar en lo que somos,

Son las mejor dispuestas

A esta magia menor

Que llamamos poema

-Siempre que un buen café

Ahuyente la pereza-.

 

Porque contrariamente

A lo que algunos piensan,

No es verdad que se escriba

Cuando el azar lo quiera

(El tópico que dice

-De quién fue la ocurrencia

Que se da cuando quiere,

Que quien decide es Ella,

Unas veces esquiva,

Otras veces atenta,

Digo, La Poesía,

 

Como si ya existiera

Antes de ese conjunto

De palabras que crea

El ámbito que hace

Posible su existencia),

También la voluntad

Ayuda en la tarea

De escribir.

 

             Sólo basta

Con sentarse a la mesa

Y poner lo primero

Que acuda a la cabeza:

Esa dádiva con

Que los dioses consuelan

A quienes amanecen

Entre hallazgo y espera.

 

Cualquier cosa nos sirve,

Un ritmo, una cadencia,

Una frase olvidada

Que el corazón recuerda

-No hay más que estar atentos

A esa pródiga entrega-

Ya que el lenguaje tiene

Su música secreta,

Que arrastra a las palabras

Que atraen a las ideas.

 

Y luego un buen trabajo

De rigor y paciencia

 

Que lo -y perseverancia-

Componga de manera

-Porque si azar convoca,

Necesidad ordena-

Que su sintaxis logre

Hacer que suenen nuevas

Las palabras de siempre,

-No por eso más nuestras-

Para darles sentido

Más allá de la letra.

 

Y que quien lo leyere

-Esa muda presencia

Que sabemos que existe

Porque lo escrito crea

También a quien lo lee-

Así quizá comprenda

Que es tan suyo el hallazgo

Como es mía la espera,

Esta mañana, cuando

La luz me pone a prueba.

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.