• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

José Hierro

 

   Nació en Madrid, en 1922. Sus experiencias en la guerra, siendo adolescente, tiene mucha visibilidad en su poesía. Recibió numerosos premios, como el Adonáis en 1947; el Nacional de Literatura, en 1953; el Nacional de la Crítica, en 1957; el Reina Sofía, en 1995. Por este último premio fue incorporado a fines de agosto de 2017 a una exposición de los autores galardonados, en Ciudad de México. Murió en Madrid, en 2002.

 

 

   La mano es la que recuerda...

 

La mano es la que recuerda

Viaja a través de los años,

desemboca en el presente

siempre recordando.

 

Apunta, nerviosamente,

lo que vivía olvidado.

la mano de la memoria,

siempre rescatándolo.

 

Las fantasmales imágenes

se irán solidificando,

irán diciendo quién eran,

por qué regresaron.

 

Por qué eran carne de sueño,

puro material nostálgico.

La mano va rescatándolas

de su limbo mágico.

 

 

   Noche

 

Salió desnuda el alma

a quemarse en la hoguera.

¡Qué claras dan la sombra

las estrellas!

      Se enredaba la noche

azul, entre las piernas.

Ocultas en los chopos

bailaban las doncellas.

¡Qué anunciación, qué víspera

de deshojar las nieblas

de dos en dos. Las brisas

de tres en tres!

      Estrellas,

¡Qué claras dan la sombra

las estrellas!

 

 

   Segundo amor

 

No quiero que desgranes tu pasado en mis manos,

porque sólo el presente ofrece carne viva.

Sería, recordar, sentir dolores de otros

doliendo en nuestras vidas.

 

Serenidad. Se siente el otoño en el alma

caer, con la tristeza de su razón cumplida.

A qué mirar adentro, a la espalda, pensar

en la luz que declina.

 

Quisiera preguntarte; pero yo me someto.

Contengo la pregunta con la mano en la herida.

No quiero que desgranes tu pasado, que tornes

a lo que no se olvida.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.