• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

María Fernanda Espinosa

 

   Nació en Salamanca, España, en 1964, y luego adoptó la nacionalidad ecuatoriana. Viene publicando poesía desde 1990. Ese año obtuvo el Premio Nacional de Poesía. En agosto de 2017 asistió al Festival Internacional de Poesía en el Centro, de Buenos Aires. Después de varios cargos en el gobierno de Rafael Correa, se desempeñó a partir de 2017 como canciller.

 

 

   Poética

 

Lo temporal está en nosotros

como en las ranas su metamorfosis.

 

Atados a la escritura

para no morir

nos enlazamos verbales

jungláseos

lianas buscando el eco.

 

Así el pasado permanece

empoemado.

 

 

   Fragmentos

   XXXIII

 

Ningún espacio es suficiente para contenernos

ni esta selva que se desnuda en vértigo

ni el más allá del brujo y su ayahuasca

 

reclamo tu olor

y repaso

los pliegues del aire

que nos sostiene inmóvil

 

detengo este sueño

para que se haga el silencio

para que te devuelvas

cubierto de sábanas tibias

en rumor

en ojeras de tiempo circular.

 

 

   XLV

 

En la selva

la luna es más grande y más tibia

un círculo de cera con penachos de luciérnaga

atravesada por ríos de sueño

anchos ríos como el Napo y sus islas.

 

Es otra luna

otro tiempo

son otros los hombres

las mujeres de ojos rasgados

otras las cascadas

carcajadas de agua y espuma

de sombra garúa

que apenas moja

como amante tardío.

A los guacamayos

les crecen alas nuevas todos los días

y a las nubes unicornios de viento.

 

Es otra luna

otro tiempo

son otros los hombres

otras las cascadas

carcajadas de agua y espuma

de sombra garúa

que apenas moja

como amante tardío.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.