• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Yolanda Bedregal

 

   Nació en La Paz, en 1916, y murió en esa ciudad en 1999. Sus primeras publicaciones datan de 1936. Fue también autora de relatos y novelas. Realizó una antología de la poesía de su país, publicada en 1977. Obtuvo, entre otros, los premios Nacional de Poesía y Nacional de Novela. El más importante premio de poesía de Bolivia lleva su nombre.

 

   Nacimiento

 

Ultimo día del invierno y primero de la primavera.

Ultimo día de la tibia tiniebla de la entraña

para entrar en la fría luz del mundo.

 

Yo estaría madura de la sombra, de la nada,

del amor: madura de la carne en que crecía.

Y asomo mi cabeza con un grito:

flor de sangrante herida

cúspide lúcida del dolor mas hondo

jubiloso momento de tragedia!

 

Mi madre habrá tenido sus ojos, lacrimosa,

a la semilla de las cruces.

 

Nadie pensaba entonces que relojes

de cuarzo o girasol la esperarían.

 

Al vórtice de esta hora, cuantos muertos

habrá resucitado en el vagido

que tenia la alcoba de luz verde.

 

Yo habría de cumplir cuantos designios,

tendría que repetir la mascara de algún antepasado

quién sabe la ponzoña de su alma, o su nobleza;

realizar sus venganzas, restañar sus fracasos.

 

Venir de la resaca de unos seres lejanos

que se amaron un día

que se encadenaron con la vida

ser argolla mas de esa condena.

 

Saber que somos frutos de un punto de alegría

y ese germen, ¡Dios mío!

desde qué grietas sube, de qué simas?

 

De la tibia tiniebla a la luz fría

hendiendo vida y muerte

la frágil levadura su eternidad mordida.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.