• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Arturo Corcuera

 

   Nació en Trujillo, Perú, en 1935. Recibió numerosos reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Poesía 1963; el Internacional de Poesía Atlántida 2002; el Premio Trieste en 2003 y el Premio Casa de las Américas en 2006. En abril de 2017 recibió en Nicaragua la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío.

 

   La guitarra

 

Mujer de nogal

mujer nacida en el centro de un bosque

mujer con un mirlo en la garganta

mujer que pudo ser sirena

mujer que se transmuta en pájaro

mujer sobre góndolas navegando

mujer de un sólo ojo como la Luna

mujer ojerosa

mujer voluble

mujer oculta en un gramófono

mujer prendada de un violín

mujer de rompe y raja

mujer gimiendo al pie de una ventana

 

 

   Descubrimiento de dibujos

   en tu cuerpo florido

 

Besé tus ojos y besé tu frente,

era tu cuerpo desvaído cirio;

tu voz, el rumoreo de la fuente,

el huidizo labio, mi delirio.

 

Acezando mi sangre era un torrente

de silencio, de dudas y martirio;

el sol en plenilunio, y de repente

surgió en tu torso un ruboroso lirio.

 

Embriagante su brillo avivó mi ansia

de besarlo sembrado en tu paisaje,

paladeando el sabor de tu fragancia.

 

Fue con tu seducción y mi abordaje

que demarqué mis predios en tu estancia

burilando la flor de otro tatuaje.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.