• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Marina Tapia Pérez

 

   Nació en Valparaíso, Chile, en 1975. Reside en Granada, España. Es también artista plástica. En marzo de 2017 ganó el concurso Paco Mollá, convocado por la Fundación Cultural Poeta Francisco Mollá Montesinos y el Ayuntamiento de Preter.

 

   Razón del desembarco

 

   I

 

Estoy aquí, Granada, ante tus cielos amplios,

ansiosa,

seca,

náufraga.

He llegado.

Con mi atril-ataúd,

con las ceras que no arden,

y este ato de ropas vacías.

Hasta tu fortaleza de leones,

hasta el olor a almizcle y hierbabuena.

Voy por tus casas blancas,

desnuda, para asir

la luz que nos regalas cada día.

Escondo en las ranuras de tu muro

mi plegaria, el dolor

que creció como fruto.

Y abres

tu máquina de hacer atardeceres

a este perfil

deshecho en la avidez.

Ha sido necesario

bajar a tus baldosas,

librar esta batalla con la sombra,

para volver a mí

por tu camino.

 

 

   II

 

La vida es la que arrastra,

la vida

no me deja hacer planes,

deshace mis maletas,

ata piedras al helio que asciende.

Escúchala, que viene,

se parece a una audaz cuidadora de pollos,

al antojo, a un remedio

incapaz de curar.

Ha perdido mi norte en su bruma.

¡Ay! La vida

se disfraza de paso y me lanza a sus calles,

no me deja inclinarme al sosiego.

Firma cartas, parodia,

extravía mi ajuar

(esos versos que guardo al amor)

Fue la vida, no yo

la alquila a mi nombre

esta nueva ciudad.

 

 

   III

 

Él me mostró Granada entre la bruma,

me dijo, que la Alhambra,

domesticaba al sol si es necesario.

Él me buscó un refugio entre la piedra.

Y la luna de Lorca

de lejos tutelaba los enjambres.

Grité en el Sacromonte

con esa voz quebrada del gitano

y abrí, por fin, la jaula de mi risa.

Quédate en mí, Granada,

Acaso te complazca que me vuelva

alpiste, agua, fuente de unos versos.

Acaso,

mi corazón de agujas te remiende.

 

Publicado 24.3.17

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.