• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Claudia Berrueto

 

   Nació en Saltillo, Coahuila, México, en 1978. A fines de 2016 ganó el premio de poesía Carlos Pellicer, en su país, con el libro “Sesgo”, que había sido publicado el año precedente por Ediciones Sin Nombre, de Saltillo.

 

no soporto las flores que llevan el grito de la muerte

para posarse orondas sobre la madera de los ataúdes

por eso huyo a la nitidez que me brinda el paraíso de desear

y me introduzco veloz

en los desmayados blasones de las vidas que comienzan

en la memoria de las cicatrices que se despiden desde su barco de centella

en el despliegue de consuelo que me brindas con tu paso

cuando vienes a latir a mi lado

para prolongarme el camino

 

(Poema publicado por el espacio Poemas por Ciudad Juárez.

http://poemasporciudadjuarez.blogspot.com.ar/2012/09/claudia-berrueto-saltillo-coahuila.html)

 

   Instrucción

 

con actos nuevos

-dijiste-

ámame desde el fondo del laberinto.

 

y decidí no amar como hacen todos;

seguir tu instrucción.

 

entonces corté los hilos

y te dí todas las dificultades para habitarme:

fuiste el más extraviado de mis caminos,

supe amarte

transformándote en el indigente

que a veces pasea iracundo,

bajo la lluvia,

en la ciudad de mi negación.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.