• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Begoña Ugalde

 

   Nació en Santiago de Chile, en 1984. Es una de las poetas incluidas en “Transfronterizas. 38 poetas latinoamericanas”, obra presentada en la Feria del Libro de Guadalajara en noviembre de 2016. En esa ocasión, los editores recomendaron la lectura de sus poemas.

 

    Escombros

 

Las palabras se comen la noche

Las palabras se comen

la noche como un espiral

Aviones atraviesan la ciudad callada

callados

Perros rompen bolsas de basura

ladran a ratos a las sombras

mientras todos duermen

y en realidad no todos duermen.

Las palabras nos comen

Caminas

sobre los escombros que nos obsesionan

Queda un grito

basura desaparramada sobre el pasto húmedo

cuentas de luz y agua desasiéndose en la vereda

la noche cruzada por aviones que no abordamos

 

 

   Sendero luminoso

 

   5

 

En la oscuridad de la pieza

con hilos blancos, azules y lentejuelas

hicimos el trazado de lo que no seremos

el uno en el otro.

Yo bordé un corazón rojo sobre tu pecho

y el pedazo de montaña

donde me gustaría deshacerte.

Tú amarraste a mi muñeca

algunas hebras rotas

y un botón dorado para reconocernos

luego del temblor.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.