• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Juan Gelman, sobre la muerte

   Nació en Buenos Aires, en 1930. Murió en Ciudad de México, en 2014.

 

   V

claro que moriré y me llevarán

en huesos o cenizas

y que dirán palabras y cenizas

y yo habré muerto totalmente

 

claro que esto se acabará

mis manos alimentadas por tus manos

se pensarán de nuevo

en la humedad de la tierra

 

yo no quiero cajón

ni ropa

 

que el barro asuma mi cabeza

que sus orines me devoren

ahora

desnudo de ti

 

                               (de “Rostros”, en “Cólera buey”)

 

 

   Amortecer

 

El uso del querer enfría

la salvación del rubor. Números

cuentan que parentelas duras

anuncian muerte y se pierden

en verdores de la cama caliente.

Tesoros invisibles caen

de las desgracias del amor crecido.

Brotan en la unidad de su pasión

y anuncian campos donde vela

lo que agoniza para dar

su rosa otra que no muere.

Los bloques de la noche recorren

lo que siempre recorren y

el mundo es errancia del mundo

en el ser como paja liviana

que el instante se come.

 

                               (De “de atrásalante en su porfía”)

 

   XXXV

 

   A ver, pedazos míos, hagan asamblea y decidan. Pónganse sombreros blancos y tiradores rojos, haya color para que el viejo buey se vaya. Mis muertos ponen sombras porque no tienen más remedio. Clavan dientes de jabalí, señora, besos helados en representación de otoños idos, naves que buscan algún mar. 

 

   CXLIII

 

   En el miedo a la muerte la muerte no vale la pena. Los afligidos no interesan, ni los tullidos por amor, ni el portentoso ingenio de un verano. Importa la luz recibida en forma de entrañas para verse. La sensación del cuerpo que termina no vive en un rincón cerrado, crea su doble en estaciones impalpables y las alícuotas de pena sin notario. Una calandria ordena el fracaso de un fósforo apagado.

 

                               (De “Hoy”)

 

 

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.