• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Pilar Paz Pasamar

 

   Nació en Jerez de la Frontera, en 1933. En noviembre de 2016, el Ayuntamiento de Málaga anunció la distribución de su libro "Solo me queda el corazón”, en el sistema de transportes de la ciudad, en un proyecto llamado "Libros sobre ruedas".

 

    Mundo nuevo

 

Este es mi mejor mundo

puesto que tú lo habitas

-lo habitamos-, en medio

del llanto y la palabra.

Para estrenarlo, hubimos

de adoptar la esperanza

que, como lazarillo,

guiara nuestros pasos.

La soledad contigo

qué dulce se presenta.

El mar, contigo, al fondo,

su amistad nos ofrece;

el pájaro nos canta,

el agua corre limpia,

por la noche asomamos

nuestros rostros en paz

juntos, frente a la estrella.

Y cuando en el instante

de sentir a Dios, tomas

mi mano, qué silencio

mi corazón recoge.

Todo está más que dicho

en ese mundo antiguo

donde tú rescataste

mi tristeza. Hoy estreno

la luz, la verdadera,

la única que podía

iluminar mis ojos.

Amor, un mundo nuevo,

un reducido mundo

para cantar: es todo.

Ya es bastante: lo único.

 

 

   Amantes en la orilla

 

Me gustaría daros,

amantes en la orilla,

el tronco de algún árbol

donde pudierais todos

grabar las iniciales.

Un álamo o un pino,

o un roble, o algún chopo,

o la acacia de un parque

meticuloso y frío

que desdeñáis por este

salobre aire del mar.

Sí, un árbol para cada

pareja, un árbol trise

como todas las cosas

que sirven al recuerdo.

En el largo paseo

ni una mata, ni un trino,

ni una sombra. En lugar

de rosa y margarita

que deshojar, el alga,

la podrida y rotunda,

fuerte esencia marina.

El faro allá a lo lejos

ilumina de pronto

el abrazo furtivo

y hace, cómplice, guiños.

Un árbol sin raíces,

al aire, os traería.

Si alguna vez amantes

de este rincón, hubiera

olvidado el mensaje

de mayo, y la que os canta,

mi voz, ya no sintiera

su anuncio, os dejaría

mi garganta, y en ella

-como en un viejo tronco-

grabaríais el clásico

corazón, la promesa,

la inicial, y tal día

de tal año, en cualquiera

y feliz primavera.

Mi garganta aún podría

servir de algo al amor.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.