• @_marazi
    Sentimos demasiado como para salir ilesos
  • @HilseCaracas
    Se afiebra el corazón cuando la luna se lleva por dentro
  • @LunaFractal
    Escribir, volver a las andanzas
  • @mediamente
    Los tiempos que corren deberían ser detenidos
  • @NicolasPaulsen
    El monstruo niega su soledad multiplicando los espejos
  • @Naomi_Her
    Todas las flores lloran, incluso las que somos de papel
  • @sontusnubes
    El tiempo, para el poeta, habita en los labios
  • @gensoctavia
    Soy un fragmento de mi asombro
  • @patytemple74
    Con dedos de granizo y largas llamaradas, abriendo mi pecho, mil veces traspasado, malherido
  • @silencioenletra
    Soy de las que empiezan a desvestirse quitándose las cicatrices
  • @annemidi
    Inmigrantes de intimidades heridas somos todos
  • @PedroLuna73
    Soñar es un acto político

Manuel J. Castilla

 

   Nació en Cerrillos, Salta, norte de Argentina, en 1918, y murió en la capital de esa provincia, en 1980. Muchos de sus poemas se convirtieron en canciones que alcanzaron gran popularidad. El 21 de septiembre se presentan en Buenos Aires sus "Obras completas".

 

 

   Gente en los sueños

 

Los sueños tienen gente.

y uno, dormido, es como una casa

que de golpe se llena de personas.

 

Hay veces que ellas y uno, todos, caminamos y hablamos

y nos oímos apenas como si conversáramos desde lejos.

 

Uno habla con los amigos muertos.

 

Y cuando se recuerda

se hunde en un espejo, de espaldas,

las manos llenas de ademanes vacíos.

Y un día brillante queda lejos y solo.

 

 

   Niño dormido en un mercado

 

He visto un niño colgado del techo de un mercado

en Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia.

 

Dormía en su cuna de lona

entre el chillido verde tierno y hediondo de los monos,

entre ramos de acelgas arrugados,

entre los mágicos y desnudos cuerpos humanos de las zanahorias

junto al hebroso y blanco de las mandiocas

 

Ahora lo recuerdo

su sueño me quema todavía

con la leche apurada que le daba su madre,

con el pico crepuscular de los tucanes

que lo hubieran tragado como un tamarindo.

 

El niño era una semilla preñándose en la lluvia

sin saber si iba a ser una flor o una lechuga.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.